“Todo está bien”

Siempre digo “Todo bien”

Pero ¿realmente es así?

“Todo está bien”. Con frecuencia he escuchado esta frase e incluso hasta la he utilizado. Creo que estarás de acuerdo conmigo en que tristemente muchas veces, frente a diversas circunstancias que nos causan dolor emocional, nuestra tendencia es decir “todo está bien, no pasa nada”, “todo tranquilo, cero estrés”, “pura vida, todo bien”.

¿Realmente será así?, ¿todo estará bien? Detrás de nuestro “todo está bien”, podría darse la situación de que nos cueste conectarnos con nuestras emociones, por lo que deberíamos salir de ese “todo está bien” para entrar en una posición realista y reconocer que tal vez ese no es el caso, porque quizá solo negamos nuestro sentir. Frente a esto tenemos que tener cuidado, porque detrás de esta posición:

  • Podría haber negación de una realidad que se impone, que crece, que existe y que avanza para mal en la medida en que no enfrentamos las cosas tal y como son.
  • A veces se toma la decisión de enfrentar la vida con evasión ilusa, la cual nos hace pensar que las cosas se van a resolver y se nos olvida que somos los protagonistas de la historia, los únicos que pueden cambiarla.
  • Quizá haya algo de arrogancia, porque nos cuesta aceptar que no podemos o no queremos dar el brazo torcer.
  • Hay a quienes de pronto se les hace muy difícil hablar de sus emociones y situaciones, no saben ponerle nombre a esas emociones y dicen “todo está bien”.
  • Otras veces la vulnerabilidad asusta mucho y creemos que abrirse y expresarse nos expone, lo cual es un error.
  • Hay momentos en los que no nos permitimos percibir hasta dónde nos afectan las cosas y decimos “todo está bien”; en esta posición se van gestando situaciones dolorosas mucho más profundas.

“Todo está bien” no necesariamente es un reflejo de la realidad:

  • ¿Has considerado que como persona tenés derecho a que las cosas no estén bien?
  • ¿Tenés que darte la libertad de sentir que algo te abruma para poder pedir ayuda?
  • ¿Tenés derecho al miedo que a veces te paraliza?
  • ¿Tenés derecho al enojo, pero este te aísla?
  • ¿Tenés claro que no saber manejar una situación o un momento en la vida no es motivo de vergüenza?
  • ¿Te das derecho a la ignorancia? Eso no es malo, es un reto.
  • ¿Sabes que tenés derecho a pegar gritos de desesperación para sacar todo lo que llevás por dentro?

Mucho de lo que se requiere para poder sanarse interiormente tiene que ver con la capacidad de poder asumir una emoción y comprender su origen, para poder dimensionarla correctamente y permitirse la libertad de expresarla.

Tener la capacidad de ser responsables con nuestra propia existencia, asumirse, sin culpas, sin miedos, sin justificaciones puede abrir la puerta, para que la salud emocional entre en nuestras vidas, quiero compartirte este otro artículo: No sos vos, soy yo

Ser protagonistas, darle sentido y contenido a nuestra vida, es una responsabilidad personal, pero no se construye solo a base de reflexiones, se debe trabajar por nuestros objetivos, ve esta frase que quiero compartirte.

Solo en la conexión consciente de nuestras emociones es que podemos permitirnos genuinamente dar los primeros pasos para sanar:

  • “Todo está bien” no tiene que ser una bandera de vida simplemente porque tenés la idea loca de que ser fuerte es asumir las cosas solo.
  • Hay que ser valiente, es decir, tener la capacidad de ir siempre para adelante.
  • Es falso que ser emocionalmente equilibrado es no permitirse que las cosas se nos salgan de control o simplemente que estés obligado a decir “yo puedo solo”.
  • “Todo está bien”, podría ser un disfraz con el que te preparás para la vida, pero no es real.
  • “Todo está bien” podría ser un autoengaño y algún día se podría derribar porque no tiene sustento real en la vida.
  • “Todo está bien” podría aislarte de personas que te pueden dar la mano.
  • “Todo está bien” puede ser un tributo a la arrogancia y a la imprudencia que te alejan de la sabiduría emocional.

Para ampliar nuestra reflexión quiero invitarte a escuchar este audio:

Todo ser humano necesita permitirse dejar de ser fuerte, bajo la idea de que ser fuertes es expresar. Quiero proponerte que seás un hombre o una mujer fuerte, de esas personas que lloran, que sienten, que hablan y se desesperan, que se abruman, porque la expresión de las emociones no nos hace débiles, nos hace sensibles y de ahí nace nuestra sanación interior, pues nos ponen frente a la necesidad de buscar ayuda.

Si te gustó este artículo, te invito compartirlo y por favor sentite en la confianza de dejarme tus comentarios.

También te puede interesar

Entrada anterior
No sos vos, soy yo
Entrada siguiente
No pasa nada, y me duele mucho

21 Comentarios. Dejar nuevo

  • Gracias Rafa eres muy bueno en tu trabajo. ME ENCANTO EL ARTICULO POR QUE YO SOY UN TODO BIEN.

    Responder
  • Me encantó, soy de las que siempre digo Todo está bien » y aùn sabiendo que muero por dentro, no me gusta que la gente me trate de con lástima y más aún que hablen a mis espaldas,.. Solo pido a Dios la ayuda para sobrellevar mis problemas.. Gracias Doc.

    Responder
    • Gracias Marjorie por tu comentario, me alegra que el tema sea de tu interés, es importante rodearnos de personas con las que podamos compartir nuestras situaciones sabiendo que recibiremos un consejo sano. Saludos!

      Responder
  • Ana Patricia Orozco
    6 junio, 2017 4:01 am

    Yo creo que por estribillo uno dice que todo bien , porque es una manera de saludar rápido y la intención de uno no es quedarse con la persona contándole toda la vida ( por el mal momento q está pasando ) , si es de mucha confianza o uno quiere q se entere de lo q me acontece les dijgo más o menos y si preguntan, pues respondo por encima, no creo q suelte todo porque al final la otra persona no va a resolver mis problemas y queda mejor decir todo bien

    Responder
    • Gracias Ana Patricia por tu comentario, es muy importante ser reservado con nuestras situaciones en particular y contar con personas cercanas que nos pueden brindar un consejo sano. Saludos!

      Responder
  • Karel Jimenez Solis
    6 junio, 2017 5:09 am

    Me gusto mucho este artículo, la verdad me identifico muy bien. Me parece que muchas veces decimos todo bien por costumbre o temor a lo que piensen los demas si somos sinceros de verdad.
    Gracias por hablar de estos temas son una guia para mejorar nuestras vidas!!

    Responder
  • Ana Cecilia torres
    6 junio, 2017 1:07 pm

    Está magnifico nos va explicando y llevando a ser más humanos y más realistas. Sobre todo que aquí se dice. Pura vida y eso encierra que todo es bueno y bonito y es una gran mentira o evasión

    Responder
  • Me gustó mucho este tema. Yo paso por esta situación y me cuesta tomar deciones.
    Gracias, un abrazo!

    Responder
  • Si, «un todo bien» muchas veces no es cierto, en mi caso lo utilizo mucho, creo que es una mampara, una mentira que me pongo para no admitir mis fracasos emocionales.

    Responder
  • Yossimill Rivera
    7 junio, 2017 7:44 pm

    Hola,me encanto,muy buen articulo, decimos todo esta bien como por costumbre,creo que es un poco frustrante porque la realidad es que no todo esta bien y abrirnos a veces se nos hace un poco dificil y mas cuando es algo muy personal,pero que en verdad necesitamos decirlo,desahogarnos.

    Responder
  • Me encanto.ahora estoy en un inicio en cambio de trabajo.vivo lejos..es de campo. Para mi es duro.aveces . Se q es de crecimiento..soy fuerte..aveces me quebranto y podo ayuda.pero es duro sentirse vulnerable…cuand estas lejos de los tuyos…pasando por de todo.lo q imaginabas ibas a pasar es dificil.lo importante es hablar..no guardar q avecrs sientes miedo..aunq creces mucho…

    Responder
    • Aprender abrir espacios de salud emocional

      En los tiempos actuales le dedicamos mucho tiempo actividades como el trabajo, el estudio, el gimnasio, a veces invertimos montones en dietas, ropa, lo cual está bien, es parte de nuestro proceso de crecimiento personal.

      Pero una de las áreas que pasa diluida, es el tiempo y la dedicación que le podemos dar a nuestra mente, para aquietarse, serenarse, cosa que es lamentable, pues nuestro cerebro comanda todo lo que sucede en nuestro mundo interno y desde él nos relacionamos con el mundo externo.

      Aquietar la mente implica, invertir en salud física y salud emocional, es la fuente de mucho de nuestro bienestar, por eso debe ser una prioridad, ahora ¿Cómo hacerlo?

      • Primero te propongo desconectarte de tu teléfono y tus redes sociales todos los días un buen rato, esto nos distrae y a veces nos mantiene tensos y activos.

      • Hay que romper la adicción a los aparatos electrónicos, la televisión, la computadora, para poder abrir espacios que nos permitan hacer otras cosas que pueden contribuir a nuestra paz interior, por qué no cambiar esto por una buena lectura.

      • Es de vital importancia tomarse un tiempo en el día, unos minutos para sentarse en un lugar tranquilo en la casa, cerrarlos ojos, respirar y de pronto desarrollar una estructura de pensamientos positivos, que nos permitan diluir la tensión y el estrés cotidiano.

      Un elemento importantísimo que contribuye a nuestra salud emocional y mental es romper la vida pasiva, abrir espacios para caminar, correr, hacer algo de ejercicio, pero bajo un esquema de relajación y de disfrute.

      • ¿Cuánto tiempo te dedicas a vos mismo?
      • ¿Cuántos espacios de silencio tenés el día?
      • ¿Cuántas horas de sueño tenés?
      • ¿Tenés tus actividades sanamente programadas?
      • ¿Sos de las personas que deja todo para el último minuto?
      • ¿Cómo está tu planificación general de vida?
      • ¿Estas rodeado de personas que te ayudan a crecer y te dan paz?

      Invertir en salud emocional no es algo caro, es barato, sólo se requiere disposición y organización para aprender a detenerse y disfrutar las cosas con calma.

      • ¿Cuánto tiempo le dedicas a tus espacios de alimentación?
      • ¿Considerás importante dedicarte un tiempo de relajación?
      • ¿Sabes cómo hacerlo?

      Todo esto puede empezar con la sana lectura, Internet es un recurso valioso, cargado de múltiples opciones de información, que te pueden enseñar sobre meditación, hábitos saludables, estilos de vida sanos, sólo se requiere priorizar esta tarea en tu vida y empezar a ejecutar acciones.

      Estoy seguro que si tomás estas ideas, las pones en práctica, son muy simples y sencillas, es más son ideas que ya conocés, si de verdad las asumís como propias y las desarrolladas, las estimulas, la vida puede cambiar, te invito a darte esta oportunidad.

      Dr. Rafael Ramos
      Oficina: 2290-1517, 2290-1383
      Ingresá e inscríbete en http://www.rafaelramoscr.com

      Responder
  • es claro que uno nunca al 100% está bien, siempre hay algo que nos ronda e la cabeza, sólo que hay personas a las que es mejor decirles eso, ya que sus intenciones de saber como estamos, no es la mas sincera… Yo soy de todo bien, pero, sé que no es así. No reprimo mis emociones digo lo que siento y soy consiente de mi sentir… Y para estos momentos están los verdaderos amigos, a los cuales les podemos decir hasta los miedos mas profundos… Saludos

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Entradas

Publicaciones recientes

Menú