fbpx
Usted y yo somos ambos seres humanos imperfectos

Usted y yo somos ambos seres humanos imperfectos

Esta premisa es importante cuando hablamos de una relación de pareja:

  1. Que bonito sabernos imperfectos, que bonito reconocer que todo proceso en la vida puede ser una ocasión de aprendizaje, que en la imperfección vamos a cometer errores, muchos de estos por desconocimiento, por nuestra formación, por los modelos que hemos aprendido a lo largo de la vida, pero si no media mala intensión, como pareja, cada miembro de la misma puede ayudar al otro u otra a entender cómo estar mejor, cómo crecer y cómo cambiar. A veces olvidamos esto, lo que nos lleva a juzgar, pelear y maltratar.
  2. Entonces si en una relación de pareja hay dos seres humanos, cargados de virtudes y defectos, aplica que ante las equivocaciones desarrollemos comprensión, tolerancia, escucha, cariño, paciencia, prudencia, porque cuando buscamos perfección nace la frustración. El reto es aprender a caminar juntos por la senda del respeto, el compromiso y la comprensión toda vez que haya apertura a crecer y vivir la vida intensamente, pero todo orientado a estar mejor.
  3. Con esto no quiero decir que tengamos que tolerar cosas que nos lastiman, o que nos hacen daño, eso sería otro tema, pero cuando hablamos de errores como despistes, a veces falta de detalles, momentos de imprudencia, cosas que se explican desde la torpeza, la impulsividad, y toda vez que no se atente contra la dignidad ni comprometa nuestra salud física o emocional, el otro es un otro como yo, en la paciencia y en el manejo del enojo se pueden abrir posibilidades de comunicación orientadas al crecimiento personal.
  4. Pensar en la perfección a veces es construir una fantasía que alimenta y sostiene pleitos y caprichos por días o semanas en la historia efectiva de una pareja, que al final no nos llevan a ninguna parte.
  5. En el aceptar y reconocer que nos podemos equivocar se pueden construir reglas y acuerdos para buscar soluciones en lugar de tener conflictos gigantes.

Amar tiene que pasar por la comprensión, pero también el amar tiene que pasar por el compromiso del cambio para no cometer los mismos errores, todo esto se logra cuando se trabaja en equipo.

¿Usted es perfecto? Su pareja tampoco lo es, el reto es ayudarse a crecer.

Entrada anterior
Yo tengo derecho a ser feliz
Entrada siguiente
Los hábitos empiezan desde la primera infancia.

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: