10 Señales de que algo va mal en tu relación de pareja

10 señales de que algo va mal en tu relación de pareja.

Si pudiéramos usar la metáfora de una relación como un ser vivo, podríamos entender la evolución emocional de una relación. También podríamos ver las señales de que tu relación de pareja va mal o va bien.

Cuando uno ve una planta que tiene sus hojas verdes, el tallo grueso, florea constantemente, pensamos que está llena de vida. Lo mismo con un cachorro gordito, de pelo brillante que brinca y mueve la cola. Se ve nutrido, cuidado, amado. Todo lo que hace proyecta felicidad.

La reciprocidad indica cómo podría estar tu relación de pareja

Una relación de pareja es igual. Cuando se percibe felicidad y paz, la relación es clara. Es evidente su orientación al bienestar. Son señales de cómo va tu relación de pareja. Ambas personas tienen una espontaneidad afectiva. Sus acciones los acercan, se ríen juntos, salen, se besan. Hay un lenguaje afectivo.

En una relación sana de pareja, las palabras son señales positivas. Las expresiones emocionales no hacen daño. Se nota cuidado en el buen trato. Éste se percibe en el tanto ambos están orientados a construir bienestar en un accionar mutuo. 

De igual manera, la mala salud emocional de una relación tiene síntomas muy específicos. Estos están a la vista, no nos toman por sorpresa. Solo hay que abrir los ojos. En este artículo, quiero resaltar algunas cosas cotidianas, que pueden ser indicadores o señales de que tu relación va mal.

1. 
Convivencia distante: la primera señal de que tu relación de pareja va mal.

Las personas están bajo el mismo techo, en apariencia todo funciona muy bien. Sin embargo, lejos de estar conectados, están distraídos y distanciados por múltiples razones. Por ejemplo, una muy actual tiene que ver con los aparatos electrónicos, que a veces desplazan la interactuar más cercana.

Esto podría ser indicador de un mal manejo individual de los tiempos y las prioridades. Tarde o temprano este distanciamiento puede crear fuertes resentimientos y distancias comunicativas, pues se deja de lado a la pareja.
¿Vos manejás bien esto? ¿Le prestás atención a tu relación de pareja?

2. Silencios extensos: otro signo de la salud de la relación.

Hay personas que suelen pensar que como no se pelea y no hay gritos, todo marcha bien. Pero si somos sinceros, es muy probable que nos demos cuenta de que, en la mesa, en la cama, en el carro, se habla poco. Muchas veces, los temas tienen que ver con actividades o con la administración de tareas, y expresan poco afecto.

Por supuesto, si esto no era así, la pregunta es, ¿por qué está pasando? ¿Qué sucedió? ¿Por qué están dejando que esto se haga enorme? ¿Por qué están dejando que estas actitudes se transformen en una constante o en una cultura en la relación? ¡Cuidado! Vos lo ves, lo estás viviendo. La planta empieza a enfermarse, y esto es un indicador de que algo va mal en tu relación de pareja.

3. Las expresiones de afecto en tu relación de pareja son cada vez menos frecuentes.

Las pocas expresiones de afecto cada vez son más frías, automáticas. Hay relaciones que progresivamente van perdiendo esa pasión de intimar, de abrazar y de besar. No me refiero a sexo, si no a esa tendencia en la que dejamos de hacerle sentir a la pareja la necesidad de expresarle un te quiero, un te amo en un beso. Decirle en una mirada profunda, en un abrazo, un te amo cargado de convicción.

Pero, ¡cuidado!, como no hay pleitos, no hay problemas fuertes, se convencen de que todo está bien. Pero este afecto frío que expresa poco, dice mucho. ¿No te has dado cuenta? ¿Hace cuánto esto está pasando? ¿Lo ves? Tu relación de pareja podría estar mal, lo que no significa que sea una mala relación, o que no pueda sanarse.

4. Los motivos para estar juntos, se asocian a tareas específicas.

Cumplir con responsabilidades, hacer mandados, estar en torno a los hijos, o las diversas actividades sociales o familiares, esto es lo que los une. ¿Por qué así? Date cuenta, progresivamente han ido perdiendo la necesidad de estar con la otra persona, tan solo para estar juntos.

Hace un tiempo, esto era motivo suficiente para mover el mundo, pero ahora no es así. Han perdido esa sensación de simpleza, en la que antes bastaba estar uno al lado del otro, tomados de la mano, haciéndose piojito, sintiendo. No se necesitaba mucho para disfrutarse; hoy esto está desapareciendo. 

5. La tolerancia cada vez es menor: un signo más de que tu relación de pareja necesita atención.

Es interesante, te has puesto a analizar, cómo antes se reían de las bromas. Cuando pasaba algo, se veía como una tontera, no le daban tanta importancia, lo dejaban pasar. De pronto, quizá hasta sacaban algún aprendizaje.

No había tanta recriminación, señalamientos, críticas severas, pero pasó el tiempo y hoy cualquier cosa es motivo de discusión y de tensión. Se le da un peso enorme a cualquier situación. Te has dado cuenta de que pasás irritable, intolerante, todo te enoja, culpás a tu pareja… 

6. Hubo una época en la que cualquier minuto, cualquier momento era motivo suficiente para enviar un mensaje.

Antes se cancelaba cualquier cosa para verse y estar juntos. Hoy empezaste a decir no puedo, no tengo tiempo, estoy cansado, ¡que pereza, que aburrido!

¿Qué te pasa? ¿No te parece que no estás haciendo un esfuerzo? ¿Ambos se han dejado atrapar por una apatía que empieza a ser progresiva? ¿No te llama la atención que dejaste de moverte para hacerle saber a tu pareja que la piensas? Este camino crea mucho dolor y estragos en una relación de pareja.

7. Los detalles desaparecieron.

No solo los detalles, incluso la calidad de los detalles. Antes le prestabas mucha atención al lazo, al papel. Prestabas atención a lo que tu pareja quería. Tenías como proyecto sorprenderla, con algo que le resultara agradable. Lo tenías muy claro; cualquier motivo pretendía, simplemente, trabajar en dibujarle una sonrisa en el rostro a tu pareja.

Pero hoy, apenas cumplís con el día de los enamorados, cumpleaños y la navidad ¿Te has dado cuenta de que tus detalles cada vez son menos? Que la calidad de tus detalles expresa obligación? Estás dejando que esto se muera ¿Qué estás haciendo? Si esto no se detiene, se empieza a escribir el final de la historia. Así ninguna relación de pareja sobrevive bien.

8. Usás la lógica “si mi pareja no hace, yo tampoco”.

Progresivamente cada uno está en su trinchera, se disparan fuertemente, a la menor motivación hay pleitos, se está perdiendo la iniciativa, se ha sustituido la expresión de afecto, por el reclamo constante.

¿Esto no te llama la atención? ¿Te das cuenta de que no te hace bien? ¿Te das cuenta de que no le hace bien a tu relación de pareja? Pero estás ahí, sosteniendo una actitud improductiva, que lastima todo el tiempo.

9. Cada vez tus oídos están más cerrados y tu relación de pareja también

No te da la gana, no querés. Te das cuenta de que algo no está bien, pero te estás paralizando en la indiferencia. No estás escuchando, tu pareja quizá se está cansando.

¿Te has dado cuenta de que cuando te atrevés a abrir la boca es para pelear, para discutir y fastidiar? ¿Hasta dónde vas a llegar? ¿Te vas a quedar ahí paralizado?

10. Tenés excusas para todo: la décima señal de que tu relación de pareja necesita atención.

Tu pareja te hace observaciones, pero en lugar de crear propuestas, lo único que hacés es justificar tu posición.  Defendés tu punto de vista, como si estuvieras luchando contra un enemigo que quiere hacerte daño. Deberías ver lo que dice tu pareja como una propuesta para estar mejor ¿No te das cuenta de que no aportás con esta actitud? 

Detectar las señales de que algo va mal en tu relación de pareja: el primer paso

Cuando te das cuenta de que estas cosas pasan, no significa que la pareja no sirva, o que se acerca la ruptura definitiva o un desenlace fatal. Esto podría ser así, si como pareja no hacen nada.

Pero si ambos se ponen a trabaja en resolver, dejando atrás todo lo que no ayuda, la posibilidad de encontrar soluciones se vuelve factible. Recordemos que:

Mucho de lo que pasa en nuestras relaciones tiene que ver con nuestro mundo interno, trabajar en el cambio personal es un reto importante, te invito a escuchar este audio:

Trabajen juntos para hacer crecer su relación de pareja

Si estás leyendo este artículo, y te identificás con estas cosas en mayor o menor grado, date cuenta de que estos indicadores te pueden servir para analizar tu realidad. De esta forma podés darte cuenta de que más que tener un problema, tenés una ruta por seguir. Ante cada señal de que algo va mal en tu relación de pareja, podés plantear una solución. Para hacerlo, ambos deben:

  • Bajar la guardia.
  • Dejar de estar a la defensiva y la ofensiva.
  • Permitirse un diálogo sincero y honesto.

Todo esto orientado a entender qué les pasa, para poder crecer, por ejemplo:

  • Ante la ausencia de detalles, lejos de ponerse a justificar por qué dejaron de hacerlo, simplemente podrían rescatar una actitud cercana: reactivar el proceso y empezar a estimular. ¿Cómo? Haciéndole sentir a tu pareja que estás ahí, para darlo todo, sin reparo, sin egoísmo alguno.
  • Ante la intolerancia, en lugar de seguir peleando y discutiendo, simplemente podrían cuestionarse por qué se enojan tanto. Dejar el resentimiento, perdonar y cada uno desarrollar una versión cálida y comprensiva el uno para el otro.
  • Ante la tensión y la tendencia a explotar, quizá podás ser más prudente y reflexivo, medir cada palabra, cada gesto y cada acción, evitando lastimar con tus expresiones. 

En fin:

Es asunto diario y de dos

Una relación de pareja debe abonarse, estimularse y trabajarse todos los días. En una pareja hay dos personas, cada una con una historia afectiva, con temas que de pronto tendrán que resolver personalmente, pero si ambos desarrollan una visión de equipo y una visión de conjunto, de apoyo, mutuo de respeto y consideración, en lugar de verse como enemigos, quizá puedan constituirse como apoyo el uno para el otro.

Como terapeuta, psicólogo y como persona creo que en una relación la clave está en la comunicación, ésta es el alma del amor, quiero invitarte a leer este artículo: Hablar ¿Para qué? Nunca llegamos a nada.

Quiero que pensés mucho en esto, y que cuestionés hasta dónde las complicaciones se han hecho enormes a partir de una posición defensiva. A ustedes los unió el amor que juntos crearon, y si este sentimiento está migrando hacia otras expresiones tales como pereza, resentimiento, enojo y desilusión, es consecuencia de lo que están haciendo. ¿Algo va mal en tu relación de pareja? Si ves alguna señal, es hora de actuar. Vos podés revertirlo, si trabajás inteligentemente junto a tu pareja.

Espero que este artículo te haya gustado, y si es así, te pido que me dejés tus comentarios y que los compartás en tus redes sociales.

Un fuerte abrazo, nos vemos pronto.

Entrada anterior
Amores que no son amor
Entrada siguiente
La indiferencia arruinó la segunda oportunidad

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: