relaciones sanas

10 cosas que no debés permitir en una relación de pareja

Las relaciones sanas son el resultado de lo que vos hacés.

Establecer una relación de pareja es uno de los retos importantes de la vida, para la gran mayoría de personas, tener un proyecto de vida en pareja se convierte en un pilar fundamental de su historia, ahora tenés claro que cosas no debés permtir en tu relación de pareja.

Creo que es importante que tengamos claro de que dicho proyecto en pareja, en una primera etapa es gestado desde las emociones, éstas nos hacen elegir a una persona, pero poco a poco tienen que irse transformando, hacia las convicciones, sin que éstas desaparezcan, es decir que haya un equilibrio entre la emoción y la convicción.

 

Compromiso, convicción, amor maduro

Dicho equilibrio se va a ver reflejado en nuestras acciones, en términos más sencillos, es actuar bonito, hacer las cosas bien, teniendo claro que no podemos permitir que nuestras relaciones se dañen a partir de lo que hacemos.

Hoy en día muchas personas afirman que amar es una decisión, creo que, en una buena parte, esta definición es cierta, pero creo que no agota el concepto amor, pues no basta con sentir bonito, sino que implica, hacer las cosas bien, tener claro el propósito por el que estamos en una relación, siempre he dicho que es muy simple construir bienestar y no permitirse que las relaciones se enfermen por malas actitudes.

Desde esta perspectiva mantener el amor sano, no sólo implica sentirse bien, sentir atracción, deseo y admiración, sino que implica muchas acciones positivas, para la sana construcción, para el sano crecimiento de la convicción, que, a fin de cuentas, es ésta la que le va a dar soporte a cualquier relación.

Es mucho lo que se puede hacer, no es nada complicado, porque mantener una relación sana simplemente implica actuar bonito y hacernos bien.

El amor no es complejo, el amor es un proceso de acciones conscientes, positivas y constructivas, es lo único que se requiere. Darse cuenta tiempo de la evolución positiva de nuestra relación, o estar atento a identificar si algo no anda bien, es fundamental, te invito a leer este artículo: 10 consejos para mejorar tu relación de pareja.

Veamos 10 cosas sencillas que no podés permitir en tu relación de pareja, con el objetivo de que nuestras relaciones se mantengan sanas:

 

Convicción, amor estable, relaciones sanas, propuesta de amor

Primero, evita el capricho irracional:

No tenés que darles paso a posiciones que lo que hacen es causar tensión como cuáles:

  • “No me da la gana”
  • “No quiero”
  • “Ahora ya no lo quiero”
  • “No, me da pereza hacer las cosas”

Cuántas veces has actuado de esta forma, evitando que se dé una solución, simplemente porque ahora el capricho se convirtió en la bandera desde la cual estás librando tus batallas en la relación ¿No te parece absurdo?

Segundo, evita dejar los temas sin resolver.

Cuántas discusiones, cuántos momentos en tu relación de pareja los temas vuelven una y otra vez.

Siempre el mismo tema, haciendo que cada encuentro comunicativo sea una verdadera tortura, para uno o ambos, puesto que se habla de lo mismo.

Muchas veces esto pasa, porque la comunicación se vuelve improductiva, no se plantean soluciones, tristemente la comunicación se carga de tensiones y reacciones, no le damos paso a las propuestas sensatas, para cerrar los temas de forma madura y equilibrada.

Tercero, evitar la indiferencia.

Si hacés una revisión, cuántas veces alguno de los dos ha dicho:

  • “Te pasa algo”
  • Decís, “te veo diferente” vos decís, “estoy bien” y después de estas preguntas vienen tus caras, tus silencios, tus distanciamientos, no hablás, no besás, no abrazás.

Si te pasa algo, coméntalo, si tu pareja te envía señales, no actúes con indiferencia, ésta no resuelve nada.

Poner las cosas sobre la mesa, poner el tema de frente, resuelve las cosas, la clave es hablar sin atacarse, sin caer en este juego inmaduro de la indiferencia y las caritas.

Cuarto, evitá tener una posición ambivalente e improductiva.

Esto nutre la rutina pasiva, la que aburre, cansa, frustra, a qué me refiero:

  • Tu pareja dice “Querés hacer algo”, tu respuesta “no sé, decime vos”,
  • Tu pareja dice “vamos al cine, no sé, decime vos”

Estas respuestas ambivalentes, poco claras y concretas, no ayudan en nada. Querés o no querés, cuando tu posición es poco clara progresivamente creás desmotivación en tu pareja, porque no dan ganas de estarle diciendo a alguien “hagamos algo”, para toparnos con un no, que no sabemos si es un sí o un no, o un no que es un sí.


Quinto, evita que los enojos se prolonguen.

Asumamos que tenés razón, tenés una molestia válida, estás incómodo, incómoda, pero resulta que no te da la gana sentarte a hablar.

Tu pareja ya se disculpó, seguís enojado(a), bueno tu pareja trato de arreglar las cosas, y vos seguís enojado o enojada.

Cuando algo se habla tiene que resolverse, la molestia es válida, pero tener días de frialdad y silencio no.
¿Viviendo tu enojo adónde te lleva? Si esta es tu forma de manejar el enojo, tené algo claro, aun cuando la situación que te enojó sea válida, esta forma de reaccionar sólo prolonga los conflictos.

 

Respeto, amor, confianza, seguridad emocional

Sexto, evita utilizar expresiones descalificantes.

Ante una situación que debe resolverse, me refiero, de pronto tu pareja te dice:

  • “mira creo que tenemos que revisar las finanzas, y tu respuesta es, “qué, ya me vas a echar todo en cara”
  • “mira siento que nos está atrapando la rutina” y tu respuesta es “como no, si vos das pereza”, “nada te gusta”.

Entonces resulta que, ante situaciones ya identificadas, que hay que revisar, trabajar y mejorar, tu respuesta es atacar a la persona, descalificar su suposición, invalidar su petición, te pregunto ¿cuál es tu propuesta? Porque, esto no ayuda en nada.

Séptimo, evita desplazar la atención de tu pareja por tonterías.

La idea de estar en una relación, es que haya interacción, que se abran espacios para compartir, que les permita a los dos disfrutarse, pasar tiempo juntos, y estar bien.

Uno de los grandes enemigos en una relación es la falta de atención, porque le damos más tiempo al teléfono, a la computadora, a la televisión, a muchas cosas que no le aportan sentido y contenido a nuestra vida en pareja ¿Vos le dedicás tiempo a tu pareja?

Una relación sana te hace bien, te hace crecer, no te atrapa en el dolor, te invito a escuchar este audio:

Octavo, evita abrir la boca sin pensar.

¿Cuántos reclamos? ¿Cuántas complicaciones, resentimientos? Sin sentido ¿Lo has pensado?

Esto pasa simplemente porque un día vos no te sentís bien, algo se desacomodo, te dio cólera, tristeza, la emoción que fuera, abriste la boca culpabilizando a tu pareja, cuando en realidad, un espacio de silencio debería ponerte frente a tu realidad, muchas cosas tenés que aprender a resolverlas vos solo, desde adentro.

Pero no te dá la gana, te pusiste impulsivo(a), explosivo,(a) para luego darte cuenta que estabas equivocado(a), y tenés que pedir perdón, una y otra vez por lo mismo.

Entonces tu pareja se pone en una posición de resentimiento, se complicaron las cosas ¿pensaste antes de abrir la boca?

Antes de terminar de leer, quiero que veas este video de mis transmisiones buenas noches, el tema de este video es: “Tenés razón, pero no lo voy hacer ¿Por qué? No sé”

 

 

Noveno, evitá dar por sentado el amor.

El amor no es una fuente inagotable, libre de mantenimiento, esto es un grave y profundo error en muchas relaciones.

Pasamos del cortejo y la admiración, a la ausencia de detalles que mantengan viva nuestra relación sana ¿No lo tenés claro?

Décimo, evitá estar a la defensiva.

Toda relación humana, va a pasar por diferencias de criterio, por la crítica constructiva, por el señalamiento, por las propuestas y las peticiones. Esto es normal, es sano y forma parte de la vida en pareja.

Lo ideal sería que tengás una escucha activa, una escucha inteligente, que te permita asumir que lo que está planteando tu pareja, puede tener una buena intención. Hay que tener mucho cuidado para que nuestra relación, no sea una relación tóxica, te invito a leer este artículo: 10 Señales de que mi relación de pareja es tóxica.

Que todo planteamiento, bien manejado, bien administrado, con el vocabulario correcto, con el gesto correcto, en el tono cálido y con un buen argumento, está orientado para crecer, fortalecer y mantener sana tu relación de pareja.

Pero si vivís a la defensiva y la ofensiva, la comunicación siempre va a ser improductiva, si esto es así, quizá un día puede que ambos descubran que las bases de su elección han perdido sentido, fortaleza.

Tené mucho cuidado con esto. Como ven el proceso no es difícil, evitar que una relación se dañe, implica:

  • Actuar bonito.
  • No permitirse actuar desde el capricho y la complicación.
  • Se debe aprender a desarrollar una sana reflexión personal que te haga ver lo complicado que podés llegar a ser.
  • El reto de desarrollar hábitos y conductas que expresen calidez, apertura, prudencia y sensatez.
  • En definitiva, que la otra persona pueda decir que sos alguien con el que vale la pena estar.

Espero que este artículo te haya gustado, espero tus comentarios y si podés compartirlo en tus redes sociales te lo agradecería.

Entrada anterior
10 Estrategias para dejar de estar en una mala historia de amor
Entrada siguiente
10 herramientas para aprender a vivir sin complicaciones emocionales.

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: