orgullo

Cuando el orgullo puede más que el amor

El orgullo tóxico solo crea dolor

En toda relación, aún en las más sanas cuyo fundamento es el amor más genuino, maduro y equilibrado, se va a operar la individualidad. Siempre he dicho que toda vez que hay dos individuos:

  • Hay dos cerebros.
  • Hay dos historias.
  • Hay dos formas de percibir.
  • Hay dos formas de actuar.
  • Hay dos formas de analizar.
  • Hay dos formas de asimilar.

Hay dos formas de expresión que van a formar parte de la tónica de cualquier relación y esto va a implicar, por supuesto, algunas palabras clave: Escucha atenta, no prejuiciosa, que se compone de:

  • Negociación justa, buscando el beneficio de ambos.
  • Respeto a la individualidad.
  • Comprensión para entrar en aceptación y no en discusión.
  • Propuesta, considerando los aspectos positivos de la posición del otro u otra.
  • Apertura para decir “lo siento”.
  • Apertura para decir “no”.
  • Apertura para decir “acepto tu punto de vista”.

Esto tan solo por mencionar algunos aspectos que deberían estar en la base de cualquier relación. Estos ejes que estoy trazando no son un idealismo mágico ni están fuera de la realidad; son parte de asumir una actitud responsable, abierta y sincera en cualquier relación. Cuando nos causamos dolor el amor se enferma, ve este otro artículo: Me duele pero sigo ahí

En el momento que alguien me diga que esto es ideal, creo que mataríamos todas las posibilidades de establecer una relación, pero si esto se asume sumado a detalles, afecto, buen sexo, cercanía, confianza, apertura y transparencia, le sumaríamos mucho al buen amor, pero:

  • ¿Cuál es el enemigo de todo esto?
  • ¿Cuál es el enemigo del amor sano?

Pues está claro: el orgullo, sobre todo aquel que te lleva a:

  • Decir que no, simplemente porque no te da la gana escuchar.
  • Nutrir la intransigencia y la imposición.
  • Que se carga de arrogancia e insensatez.
  • Que es subjetivo, que aun reconociendo el error no cede, porque le interesa ganar en lugar de crecer.
  • Que no conmueve, sino que lastima.
  • Imprudente, que no es reflexivo y permite que salgan de tu boca palabras que lastiman.
  • Que te lleva a hacer gestos descalificantes.
  • Que tristemente puede llevarte a usar tus manos, no para acariciar, sino para golpear.
  • Que minimiza y anula la esencia de tu pareja.
  • Que agobia y causa estrés.
  • Que no aporta, sino que resta paz, confianza y seguridad.

El compromiso afectivo con otro ser humano, es para hacernos bien, ve esta imagen:

¿Díganme si esto no nace dentro de nosotros? Alguien podría decir que una persona que opere desde ahí quizá sea porque ha tenido una historia difícil o creció en un ambiente familiar complicado; tal vez siempre ha sido impulsivo o posee un mal carácter, quizá en el fondo hasta tiene complejos y miedos que le hacen ser una versión complicada de sí mismo; incluso podría simplemente ser una persona que dice “así soy yo y ¿qué?”

Pero nada de esto es para siempre, por lo menos no para aquellas personas conscientes del dolor y la tristeza que causan en otros, que un día deciden modificar su forma de actuar.

  • Todo ser humano es capaz de cambiar.
  • Todo ser humano es capaz de decir “hasta aquí”.
  • No necesitás saberlo todo para cambiar, es solo buscar ayuda.
  • Necesitás ser una persona abierta para aprender, leer, escuchar, buscar el buen consejo y dejarte dirigir.
  • Desde el aprendizaje se podría mantener sano el amor, toda vez que se asuma el cambio.
  • Aun cuando haya hábitos difíciles de modificar, si una persona se dispone a cambiar y lo hace, con el tiempo será una mejor versión de sí misma.

Pero cuando nos topamos con la intransigencia, la imprudencia, la amargura y la tristeza, en realidad estar cerca de vos no tiene ningún sentido. Si solo causás daño, es mejor optar por alejarse, pues no tenés derecho a causar tristeza y dolor. Las propuestas de amor, no pueden causar dolor, revisá este audio:

Si te identificás con el orgullo tóxico:

  • ¿Hasta cuándo vas a seguir así?
  • ¿No te das cuenta de que lejos de crecer, te estancás?
  • ¿No te das cuenta de que lejos de crear calidez, creás frialdad?
  • ¿Has visto el rostro de tu pareja cuando gritás?
  • ¿Has notado el silencio triste de tu pareja cuando te imponés?
  • ¿De verdad no percibís la distancia que las personas toman de vos simplemente porque están cansadas de los malos tratos?

Si considerás que el orgullo está matando el amor, tenés la oportunidad de ser un nuevo ser humano, una nueva persona, y esto es perfectamente viable; lo único que tenés que hacer es decidirlo y abrirte para empezar un camino de sanación, crecimiento y formación, que puede ser real si te lo permitís.

  • No es imposible guardar silencio para escuchar con prudencia.
  • No es imposible sustituir el lenguaje frío y tosco por una palabra cálida.
  • Todos podemos hacer un gesto prudente.
  • Todos podemos reconocer que nos falta humildad.
  • Reconocé que hay sabiduría en la escucha.
  • Hay comprensión cuando se da paso a la tolerancia.
  • Todos podemos cultivar la paciencia.

Deberías animarte a emprender este camino si considerás que el orgullo tóxico gobierna tu vida, controlando tus acciones y decisiones; date cuenta de que vas por la vía equivocada.

¿Te gusta ser así? Llegó el momento de replantearse la vida, porque estoy seguro de que dentro de vos, detrás de toda esa carga tóxica y negativa, rígida y fría:

  • Hay un ser humano que se puede configurar de forma diferente.
  • Hay una persona que necesita ayuda.
  • Hay una persona atrapada en sus miedos y sus complejos.
  • Hay un ser humano maravilloso atrapado entre la agresividad.
  • Hay un ser humano que puede ser gentil y amable si se lo permite.

Espero que esta reflexión te ayude a pensar en cómo crecer, porque cuando crecés, los que están a tu lado también están mejor.

Si te gustó este artículo, te invito a ser parte de mi blog y compartirlo. Por favor déjame también tus comentarios.

También te puede interesar

Entrada anterior
La soledad, mi peor fantasma
Entrada siguiente
No puedo perdonar, pero quiero amar

16 Comentarios. Dejar nuevo

  • Mía Rocío Umaña Morera
    20 junio, 2017 1:31 am

    Hola!! Me agradó mucho la propuesta y enfoque que haces del tema. Valiosa información, gracias.

    Responder
  • Hola han sido de mucha ayuda sus temas en este momento estoy separada de mi esposo por una cuestión de celos de mi parte y como dice el tema anterior mi orgullo nos está matando el amor…. Quisiera cambiar de todo corazón lo quiero y lo necesito un cambio en mi forma de ser respecto a mi orgullo. GRACIAS

    Responder
  • Me encanto mucho , la verdad me gusta mucho lo que leí

    Responder
  • Pamela Lockhart
    19 abril, 2020 8:22 pm

    Me ha gustado mucho su artículo. Así como de cierto que es, a la vez, muy educativo. Se ha pervivido un mensaje enviado no solo desde un nivel profesional maduro si no también desde un corazón sincero y motivador.
    Muchas gracias Dr. Rafael Ramos

    Responder
  • Anabel Salgado
    20 abril, 2020 8:08 pm

    Muy acertado este artículo. Muchas veces las parejas buscan ayuda pero es difícil hacer llegar a las personas al punto de aceptación para iniciar el cambio. A veces hay demasiada confusión en las parejas por solucionar infinidad de problemas cuando la causa raíz es el orgullo.

    Responder
  • Si en realidad esas personas tóxicas no dejan avanzar no respetan decisiones de la otra persona todo el tiempo quieren controlar la vida de otro y si no se le complace se trasforma están todo el tiempo ala defensiva Dios que desgaste por fin decidí quedarme en casa donde hay paz creo que tengo que romper mi compromiso…

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Entradas

Publicaciones recientes

Menú