Encuentra una vida más allá del dolor

Vivir más allá del dolor

A todos nos gustaría vivir una vida más allá del dolor, soñar con una existencia perfecta, sin contradicciones, sin tener que enfrentar momentos fuertes.

A nivel personal, quiero contarle que el dolor para mí ha representado una dura experiencia, pero ha sido a la vez un gran maestro, porque sin darme cuenta me ha puesto frente a la determinación, la tenacidad, la constancia y la capacidad de reinventarme en diferentes etapas de la vida.

¿Sos tu mejor amigo?

Vivir más allá del dolor

Hay una vida más allá del dolor.El dolor es un momento, una circunstancia específica, una etapa; aparece cuando perdemos algo que amamos, lo que puede provocar que nuestras acciones se compliquen. A veces el dolor aparece por la acción de otros y la tristeza se hace profunda, pero detrás del dolor está la capacidad de soñar, creer y sentir; podemos vivir la vida desde una perspectiva de paz, sabiduría y realismo.

  • ¿El dolor lo tiene ahogado o atrapado? No tiene por qué ser así, no hay razón para seguir desde esa perspectiva, pues quedarse en el dolor es autolimitante.
  • ¿Por qué está estancado?
  • ¿Por qué el conflicto?
  • ¿Por qué estar en negación?
  • ¿Por qué darles paso a las ideas negativas?
  • ¿Por qué lo atrapó una sensación de asfixia emocional?

¿Qué llevás por dentro?

Ve este artículo, ¿Qué tiene su saco emocional?

El dolor no puede ser nuestro caballo de batalla, el dolor es un golpe que llega de forma inesperada, pero no tiene por qué convertirse en el concepto fundamental desde el cual vamos a abrazar la vida.

Debería considerar que con el dolor puede abrirse a una nueva experiencia de vida en la que sea capaz de:

  • Apreciar el tiempo y no perderlo en situaciones sin sentido ni fundamento.
  • Valorar a todas las personas que están en su vida hoy, expresarles el efecto que lleva por dentro.
  • Reconocer sus capacidades para dejar de darles paso y fuerza a nuestros miedos.
  • Levantarse todas las mañanas con conciencia de virtud, en lugar de darles pie a nuestros complejos.

El dolor puede ser un indicador de muchas cosas en la vida, creo que puede ayudarnos a entender que somos fuertes y valientes, con emociones que aparecen pero que no tienen por qué convertirse en gigantes invencibles, abismos profundos o muros inquebrantables

¿Vos estas tomando tu vida en control? Te dejo esto aquí, creo que te puede ayudar:

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Creo que no todo lo malo que le sucede a uno es del todo mal; ni lo malo es tan malo, a veces no logro entender al instante del porque de la cosas pero eso no me desmotiva. Lo que pienso o me da animo a llevar un dolor es saber que cada día que me levanto siempre será un buen día, al abrir mis ojos y saber que aun estoy vivo y el poder empezar nuevamente, no como antes (o días anteriores) si no que cada día que pasa convierto lo malo en algo bueno, luego algo mejor hasta lograr transformarlo en algo excelente.

    Responder
    • Adrian, las cosas dolorosas pasan en la vida, no siempre se entienden, no siempre traen respuestas, pero al margen de esto, te ponen de frente a tu capacidad de enfrentarlas, de luchar y salir adelante, de moverse en otra dirección y dar paso a la sanación

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

También te puede interesar

Entrada anterior
Volver a empezar, ¡esta vez sin miedo!…
Entrada siguiente
El divorcio me enseñó a amarme.
Menú