Atrapada en la adicción de mi pareja

Atrapada en a la adicción de mi pareja

-Estoy en una relación con una persona adicta

Esta historia que nos envía una amiga nos coloca de frente a una realidad que viven muchísimas personas en nuestro país. Es lamentable cómo el flagelo del alcohol y otras drogas no solo ha tomado prisioneras a las personas adictas, sino a su entorno familiar, bloqueando sus oportunidades de desarrollo. Esto no es sencillo, implica muchas situaciones muy tristes. Veamos un poquito de la historia:

“Yo conocí a mi novio a los 20 años, en ese momento él tomaba mucho, yo creí que era por la edad y la fiesta, yo también tomaba socialmente. La relación avanzó, llegamos a los 25 anos, nos casamos. Ya para ese momento yo había dejado de tomar, me concentré en trabajar, pero mi esposo, lejos dejar de tomar, progresivamente lo hizo más y más; después me di cuenta de que usaba marihuana desde los 15 años, tal vez no me crea, pero nunca me di cuenta. Mi tormento aumentó, era el alcohol, la marihuana y otras drogas; han pasado 10 años. No quizo ayuda, no se interna, me promete que va a cumplir, pero no pasa nada, la historia es la misma una y otra vez, la verdad me cansé, creo que aún estoy joven para rehacer mi vida. Me separé, ya no quiero nada con él.

Me cansé de esperar, de rogar y, como me dijo una señora del grupo de apoyo al que voy, fue mi responsabilidad por negar la realidad. Hoy estoy clara de que lo ayudé, traté, pero ahora me toca ayudarme a mí misma.En todos estos años no compramos una casa, yo he pagado muchas deudas. El error fue mío, ya me perdoné, peroa veces sigo pensando que“pobrecito, ya no estoy con él”y hay una culpa aún, por esta decisión.”

Primero, quiero agradecerle a está amiga que nos ha compartido su historia.Voy a partir de una de sus expresiones:“ahora es el momento de ayudarme a mí misma”.

El amor solidario

Cuando se construye una historia de amor, por supuesto que no es fácil tomar decisiones radicales, máxime cuando se considera que uno de los dos está en una condición de vulnerabilidad. Se asume que toca resolverle, organizarle la vida a nuestra pareja. A veces se piensa en darlo todo, en una actitud de espera del reconocimiento del sacrificio que hemos hecho por años, pero si la otra persona no asume un compromiso de transformación integral, esta espera puede transformarse en una historia de dolor y desilusión frecuente, es ahí cuando toca empezar a pensar en sí mismo, el tema no es rescatarse de la otra persona, es rescatarse de sí mismo, de estos procesos de dependencia y de amor que anulan.

Por eso creo que esta amiga va por el camino correcto, es un camino duro, lleno de emociones contradictorias, a veces con matices de culpa, otras veces con dolor y esperanza ilusa.

Tomar esta decisión no es fácil, pero en toda historia de pareja llega un momento en el que la realidad se impone por encima de los sentimientos;es ahí cuando, con realismo, hay que ponerle límites al amordependiente y a las emociones encontradas.

Este camino de libertad interior tiene que ponernos frente a nuestra autoestima, al autoconocimiento de nuestro valor y a la libertad de decir te amo, pero tu propuesta de amor es tóxica y complicada, por tanto, me voy para seguir con mi vida, te dejo con tu vida, para poder continuar con la mía.

Este camino de libertad interior implica tomar muchas decisiones, algunas de ellas dolorosas, pero sabias y prudentes. Muchas gracias por contarnos esta historiala cual nos puede motivar a muchos a tomar control de nuestra vida.

Aprender a tener una sana interdependencia es nuestro reto, escuchá este audio, creo que te puede aportar algunos elementos más:

Te invito a vos a dejarle tu comentario, a compartir tus reflexiones con ella y con cada uno de nosotros, y espero que podás compartir este testimonio en tus redes sociales.

Entrada anterior
Ya no me excita mi pareja
Entrada siguiente
Una cosa es el enojo, otra es la malacrianza

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: