si pudiera volver atrás

Si pudiera volver atrás

La vida solo avanza hacia adelante

Este amigo me escribió y creo que su historia tiene mucho que decirnos a todos nosotros. ¿Han escuchado esa lógica de que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde?, bueno, yo creo que esa frase es absurda. Veamos esta historia:

Le cuento que yo tuve una relación muy bonita de noviazgo y matrimonio: nos casamos, los primeros dos años bien, pero cometí el grave error de meterme en el mundo de mi trabajo, muchísimo, y solo me importaba el trabajo. Empecé a ganar posiciones rápidamente, crecí, mi posición económica cambió completamente, y hoy sé que fui un estúpido, pero me encantó sentir el poder, tener dinero. Empecé a desplazar a mi esposa, a mis hijos, quienes prácticamente crecieron con un padre que nunca estaba, que les daba todo, pero nunca estaba. 20 años después de mi matrimonio, mi esposa dijo “ya no más” y fue radical: me dijo que estaba cansada de vivir conmigo y en ese momento me di cuenta; la miré, me paralicé, nunca valoré su trabajo como ama de casa, como mujer, y estoy profundamente arrepentido. Han pasado cinco años de mi divorcio y no he rehecho mi vida. Hoy mi exesposa está por casarse, retomó su carrera, de hecho terminó la maestría, está guapísima y mis hijos tienen conmigo una relación casi que de hola y adiós. Todo lo hice mal y a veces quisiera poder volver atrás.

Amigo, me encantaría que pudieras volver atrás, que pudieras darte cuenta del valor de tus oportunidades y de las cosas en su momento, pero es demasiado tarde: pasaron 20 años, están divorciados, su esposa tomó decisiones, ejecutó acciones, reconstruyó y replanteó su vida.

Creo que no es sano para vos estar mirando hacia atrás, pensando en lo que hiciste o lo que no hiciste, lo que pudiste haber hecho o no. ¿A dónde vas a llegar con este análisis? El tiempo ya pasó, ese tiempo de reconstruir tu vida pasada, pareciera ser que ya hoy no es posible, no tiene sentido. Ese tiempo es pasado y solo va a causar dolor estar en esta tesitura emocional culpógena.

La vida avanza

Creo que es momento de que te des la oportunidad de ver la vida desde una perspectiva más sana, quizá incluso más amplia, me refiero a que tengás la capacidad de ver qué aprendiste, cuáles son tus prioridades hoy, qué te dejó esta historia como ser humano. No es la hora de la culpa, es momento de dar paso al crecimiento emocional.

Creo que hoy el reto que vos tenés por delante es sanar todo este proceso y permitirte progresivamente acercarte a la vida con una actitud humilde, abierta al aprendizaje, y con madurez.

Este otro caso, nos puede ayudar a ampliar los temas de fondo que estamos tratando en este artículo: Mi relación funciona hoy, pero no hay proyecto para mañana

No es la hora de la crítica autodestructiva, sino el momento de la oportunidad. Tenés que reconstruir tu vida, replantear tu historia y permitirte visualizar las cosas de una forma muy diferente. Llegó el momento de buscar ayuda terapéutica para que las cosas puedan funcionar desde una óptica más sana y libre.

Es duro tener que aprender de esta manera, pero no te juzgués con dureza, sino con misericorida y realismo. Suficiente tenés con las pérdidas que ya forman parte de tu historia.

Podés darte la oportunidad de ver la ganancia. ¿Cuál? La sabiduría emocional, esá es la ganancia central:

  • La ganancia de haber perdido el orgullo.
  • La ganancia de aprender a priorizar la vida de forma más equilibrada.
  • La ganancia de aprender a desarrollar relaciones más sanas, lindas y productivas en tu vida, ya sea con tus hijos, tu expareja o con las personas a las que les podés abrir espacio en tu vida.

Es momento de reconstruir tu vida, de que te des la oportunidad de empezar a mirar hacia delante y no hacia atrás. Si no sabés cómo, buscá ayuda pronto, esto te puede ayudar a sanar las cosas.

Hay que tenerle cuidado al amor que no es amor, los invito a escuchar este audio:

Si vos estás leyendo este caso, te invito a dejarle un mensaje de aliento a este amigo y por favor comparte esta historia en tus redes sociales, pues creo que nos aporta mucho a todos. Gracias por estar en mi blog.

Entrada anterior
Decidí enamorarme de mí
Entrada siguiente
Ya no me voy a traicionar

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: