Simplifícate: Manual de crecimiento emocional

En simplifícate, damos espacio para trazar un camino de reflexión y acción que nos haga ver la vida más sencilla. Cómo psicólogo estoy convencido que un alto porcentaje de las cosas que nos aquejan tienen que ver con la forma en las que percibimos todo aquello que nos pasa.

Creo que las tormentas más grandes no vienen de afuera, si no de adentro, cuando optamos por ver el dolor como una catástrofe, o cuando en aras de evitar el dolor, construimos un guión para nuestra vida, siendo este un autoengaño.

El valor de un minuto de reflexión que se acompaña de una acción puede cambiar de por vida una historia, pensemos por un segundo:

  •  ¿Cuántas personas han renunciado a su trabajo, por un arrebato de ira o de frustración, sin pensar en las consecuencias?
  • ¿Cuántas personas han lesionado a otras por una conducción temeraria, todo esto para ahorrarse 5 minutos en una larga fila de carros?
  • ¿Cuántas personas por pasarse de copas, han puesto en riesgo su vida o las de los demás, por no saber decir que no?
  • ¿Cuántas personas han asumido una paternidad o maternidad irresponsable, por procurar un orgasmo de segundos?

Frente a todo esto, es frecuente preguntarse:

  • ¿Por qué nos pasó esto?
  • ¿Por qué llegué hasta este nivel?
  • ¿Por qué no lo pensé antes?
  • ¿Por qué no puedo volver el tiempo atrás?

En “Simplifícate”:

Hago una propuesta sencilla de confrontación personal, construida en un lenguaje de fácil comprensión y lectura ligera, que pretenden guiarle para ordenar, mucho de lo que ya sabés que debés hacer, pero que al final no se hace porque has llenado tu mente de ruido, de lastre emocional, que te han hecho creer quizá, que la felicidad no es algo que este a tu alcance.

Simplifícate es una serie de situaciones, eventos, pensamientos e historias de vida que he acuñado a lo largo de cada momento de mi vida personal y profesional; las cuales nutren estas páginas.

Al simplificar la vida, las cosas pueden comprenderse mejor, encontrarles explicaciones sencillas, para desarrollar estrategias de cambio efectivas, nos coloca de frente a la posibilidad de ver el mundo como manejable, moldeable, modificable, en cada acontecimiento de la vida. Es por ello, que tener la capacidad de simplificar las cosas, hace que la mitad de aquello que decimos que nos quita la paz desaparezca o al menos aprendamos a manejarlo.

Simplificar es vivir ligero, con lo indispensable, siendo realista, estableciendo límites, haciendo todo orientado al bienestar, a la salud emocional, al sentirse digno de estar en paz, porque se ha dado a la tarea de construir esa paz.


Entrada anterior
Hablar para joder, comunicarse para crecer.
Entrada siguiente
10 Señales de que mi relación de pareja es tóxica

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: