Mente negativa, visión negativa, miedo, fracaso, error, temores, tomar decisiones

Efectos negativos de tener una mente negativa.

La forma de pensar determina mucho de lo que pasa en nuestra vida, no importa el acontecimiento, al margen de que sea doloroso o no, el cómo lo pensemos y lo integremos, va a determinar el tamaño de la herida que nos va a dejar.

Cuando se camina con una mentalidad negativa, cargada de ideas que nos hacen ver el lado más oscuro, el más triste, el más doloroso, de lo que nos toca vivir, las cosas van a tener un peso paralizante, se puede convertir en un abismo sin fin, en el tanto la negatividad puede tener efectos múltiples en el cuerpo, la mente, las emociones, nuestras relaciones interpersonales y nuestra vida, algunos de ellos son, por ejemplo:

  • 
Cuando vemos la vida en negativo, por ejemplo, el desempleo, como un fracaso y desde ahí empezamos a dudar de nuestras capacidades posiblemente nos de miedo enfrentar una nueva búsqueda de empleo.
  • Cuando ante el desamor, se piensa que es porque somos feos, feas, o somos personas inadecuadas, posiblemente te de miedo darte una nueva oportunidad.
  • Cuando se ha hecho un enorme esfuerzo y la meta no llega, o incluso nos topamos frente al fracaso, entramos en dudas respecto a nuestras capacidades.

La mente puede ser nuestro mejor aliado, o nuestro peor enemigo, la mente puede abrir puertas hacia la esperanza, o cerrarlas del todo.

La mente puede hacernos dudar de nuestra capacidad de levantarnos y reconstruirnos, por tanto, estancarnos en el lodo de la depresión.

La mente puede hacernos creer que nada tiene sentido, bloqueando cualquier fuente de motivación.


Es cierto, hay múltiples cosas en la vida que salen mal, algunas porque lo hemos hecho mal, otras simplemente porque no teníamos del todo el control de las variables que implicaron tener un esfuerzo sin frutos, por tanto, un resultado negativo.

Emociones, voz interna, acciones, salud emocional

¿Qué hacer frente a esto?

Tener una mente negativa, es tener una visión sesgada, palabras como desesperación, angustia, drama, tensión, estrés, pereza, aburrimiento, van a formar parte de nuestra historia.

¿Cómo afrontar este proceso para modificar nuestra historia? ¿Cómo cambiar el foco de atención? Te lo cuento acá:

Tenés derecho a una visión negativa.

Esto puede sonar contradictorio, con la introducción a este artículo, pero en un primer momento, cuando nos toca enfrentar una situación triste, hay un momento en que tenés derecho a pensar en negativo, ver el lado oscuro, porque se deriva de una reacción emocional fuerte, estás pasando un mal momento, es real, y no podés pensar en positivo de un momento a otro.

Ahora, el reto es que este momento no se convierta en la constante de tu vida, pasadas las primeras etapas de esta situación, tenés que permitirte darte cuenta que en nada te ayuda asumir la negatividad como una forma de enfrentar la vida.

  • ¿No te resulta cansado este proceso?
  • ¿Qué necesidad tenés de hacerte más daño con tu forma de pensar?
  • ¿Qué esperás para salir de ahí?

Analizá las ventajas de quedarte sólo con la parte negativa de la historia.

Es posible que, sin mucho esfuerzo te des cuenta que quedarnos con la parte negativa de la historia, no trae ningún beneficio, ni contribuye en nada, ni aporta absolutamente nada, excepto incrementar nuestros sentimientos de tristeza, angustia y dolor.

¿Te vas a quedar con la parte negativa de la historia? Esto solo hace que nuestra historia sea más abrumadora, agobiante.

Los efectos de la negatividad, los podríamos resumir en el hecho de que te paralizás, te bloqueás y quedás según esta estructura de pensamiento, en un alto grado de desconcierto, que te hace dudar de todo.

Ahora, que algo salga mal, no te define como persona, ni define tus capacidades, esto es tan sólo un momento y paralizarse no es una opción.

Reconoce que hay otras cosas que sí han funcionado en tu vida.

Cuando tenemos una mente negativa, ante un evento, que posiblemente ha modificado toda nuestra estructura de ser y nuestra historia, es sencillo olvidar que muchas otras cosas han funcionado en nuestra vida.

Si bien es cierto, esto salió mal, también hemos tenido otros logros, hemos alcanzado otras metas, hemos trabajado duro por objetivos que hemos llevado a buen puerto, hemos tenido otros momentos en los que realmente hemos brillado con luz propia y experimentado la satisfacción.

No podés pretender quedarte en la parte negativa de tu historia, y creer que esto es lo único que importa en tu vida.

Claro que hay otras cosas, y estás en la obligación de hacer un balance positivo y negativo, para darte cuenta de que hay mucho más que este momento duro que estás atravesando, y que tu mente se está encargando de hacerte creer que es un todo.

  • Te reto, mencioná, tres cosas que si funcionan.
  • Te reto, mencióná, tres buenos momentos de tu vida.
  • Te reto, mencioná, tres cosas en las que realmente sos bueno o buena.

Tomar decisiones, acciones, cambio

Rercordá: Las ideas negativas las ponés vos.

Es la opción más fácil, empezar a vivir en clave de “no”, decirnos a nosotros mismos:

  • No podés.
  • No tenés la capacidad.
  • No soy bueno, no soy buena.
  • No te arriesgués, quédate ahí paralizado, paralizada.

Pensar así, es relativamente sencillo, pero nada suma, nada aporta, esto ¿a dónde nos lleva? Lo único que hace es, tarde o temprano, te vas a terminar lastimando aún más.

Todos tenemos derecho realmente a hacer un esfuerzo por elegir ideas diferentes, por ejemplo: Si vos querés hacer una dieta, empezás a pensar:

  • “es que yo no puedo hacer la dieta”.
  • “a mí me cuesta mucho”.
  • “la comida me controla”.
  • “no lo logro”.
  • “a mí me da mucha hambre”.
  • “no puedo evitar comer”.

Por supuesto, que, si nos concentramos tanto en lo negativo, se nos olvida preguntarnos, cosas más importantes:

  • ¿Cómo hago para enfrentar una buena dieta?
  • ¿Cómo distraigo la mente?
  • ¿Cómo controlo el impulso por comer demás?
  • ¿Cómo manejo la ansiedad?
  • ¿Cómo regulo las porciones para no arruinar la dieta?

Estas preguntas, vistas desde lo positivo, te puede mover a buscar soluciones, en lugar de solo buscar complicaciones.  Quizá podás ampliar el tema con este otro artículo: https://rafaelramoscr.com/desarrollo-personal/palabras-negativas-debes-sacar-mente/.

Pero, claro, cuando hay una estructura negativa, a la que nos hemos acostumbrado, puede que sea más fácil fallar, porque nuestras motivaciones se caen, y vemos la vida como algo complicado.

Pero, también podés elegir una estructura de pensamientos positivos, que se van a convertir en ideas soporte, es decir en tu fortaleza, y que van a modificar tu forma de ver las cosas, por ejemplo:

  • “A mí cuando me da hambre, camino”.
  • “Cuando siento que quiero comer demás, me pongo a leer”.
  • “Cuando me dan muchas ganas de comer pan, me preparo una ensalada de frutas”.

Es decir, damos paso a un parámetro positivo y constructivo, que fortalezca el autocontrol, la capacidad de logro, la disciplina y la determinación, por supuesto, habrá momentos difíciles, pero estas ideas hacen aún más llevadero, aquello que nos está costando enfrentar, esto siempre traerá mayores beneficios, que verlo todo desde una óptica negativa.

Uno de los grandes errores, es siempre pensar “lo voy hacer” y creer que tratar hacer un cambio ayuda en algo, te amplio esto en este video:

Una mente negativa, es una mente indisciplinada.

Uno de los efectos más frecuentes y sutiles de tener una mentalidad negativa, frente a cualquier proyecto en la vida, es que nos acostumbramos a la posibilidad de fallar o sentir que algo no se va a lograr.

Por tanto, asumimos las cosas con mucha laxitud, casi, desde el primer paso, sabemos que nuestro avanzar va a ser poco, que, en los primeros metros de esa carrera, vamos a abandonar la competencia.

Así que de pronto, cuando las cosas no salen bien, en lugar de ver un reto, le damos paso a la frustración, la tensión o alguna complicación, por tanto, simplemente dejás las cosas, porque como vos creés que no lo vas a lograr, no te disciplinás para ser exigente, lo triste es que te acostumbrás a tirar la toalla.

Uno de los efectos negativos de pensar de esta forma, es que simplemente:

  • No te permitís ir un poco más allá.
  • No te permitís modificar los patrones de pensamiento.
  • Hay personas que se acostumbran a esta negatividad, por tanto, sus esfuerzos son mínimos y su avanzar es muy poco.
  • Hay quienes viven centrados en la negatividad, los hace personas de convicciones muy frágiles, de motivaciones pequeñas, y a la menor tensión se desmoronan, se diluyen.

De todo esto, lo más triste es que desaparecen los sueños, así enterramos nuestras posibilidades de cambio y crecimiento personal.

Motivación, error, fracaso, salir adelante, tomar decisiones

La negatividad evita que veás tu potencial.

Uno de los efectos de tener una mentalidad negativa, es que desarrollamos la capacidad de tener una autocrítica muy triste, porque sus contenidos son una conciencia muy pobre de nuestra virtud. Es decir, nos especializamos en saber:

  • ¿Por qué no lo vamos a lograr?
  • ¿Por qué no somos capaces de transformar algo en positivo?
  • ¿Por qué siempre dejamos las cosas botadas?
  • ¿Por qué siempre estamos estancados?

Si vos pensás de esta manera, posiblemente ante estas preguntas, tengás respuestas muy claras, todo es no, así que resulta sencillo, buscamos culpar a papá o mamá, o tu historia, te quejás de la falta de oportunidades, en fin, pensar de esta forma evita que descubrás tu virtud:

¿Sabés cuál es tu virtud? Es decir:

  • Con aquellas capacidades que podrían transformar tu vida en el tanto te conectan con el valor de tomar una decisión.
  • Con la fortaleza de sostenerte en los vientos fuertes.
  • Con la disciplina del compromiso personal que te hace avanzar a cada paso.
  • Con la determinación que te hace hacer autodeterminado para trabajar duro.
  • Con la constancia que te hace sentirte una persona más consciente en cada uno de tus pasos.

Tener una visión negativa, simplemente no es constructivo, simplemente no ayuda, simplemente abruma y mete tus virtudes en un túnel oscuro, que obstruye, tu crecimiento personal.

Tener una visión pobre de nosotros mismos, verlo todo en negativo, no deja nada bueno, te lo amplio en este audio:

Creo que frente a todas estas cosas, uno de los retos que tenemos frente es dejar atrás una mentalidad negativa, es modificar este patrón y hacerlo pronto, te propongo acá algunos ejercicios:

Ejercicios 01.

Analizá con base en las siguientes preguntas la forma en la que vos enfrentás las cosas.

Preguntas Respuesta
¿Vos podés visualizar alternativas ante algo que sale mal?
¿Qué ganás con ver el lado malo de todo lo que te pasa?
¿No podés ver oportunidades de reconstruirte, cuando algo a salido mal?
¿Estás seguro que no podés ver las cosas desde otra óptica?
¿En que te ha ayudado ver todo en negativo?
¿No podés ver un reto, dónde ahora ves una dificultad?
¿Te agrada ver las cosas de ésta forma?

Espero que te hagás éstas preguntas, todos tenemos nuestros miedos y mitos, nuestras inseguridades, pero para enfrentar las cosas el primer paso es romper con esta forma de pensar cíclica, repetitiva, que en nada te ayuda ¿Te animás a responder estas preguntas con una profunda honestidad?

Éste es el reto más importante, que vos podás definir muy bien, nuevas formas de pensar, ante cualquier situación, por supuesto, pensar en clave no, quizá te ponga en zona de confort, pero no vas a avanzar. Cuando somos negativos le complicamos la vida a los demás, revisá este tema: https://rafaelramoscr.com/desarrollo-personal/actitudes-hacen-dificil-la-vida/.

Ejercicio 02.

Ahora que tenés claro como enfrentás las cosas, analizá, entonces, nuevas acciones para modificar este patrón. Lo podés hacer más o menos de esta forma.

Definí muy bien la situación que te parece complicada.
¿Cómo la vas a enfrentar?
¿Qué nuevas acciones concretas podés hacer?
¿Sabés cómo hacerlo? ¿Quién te puede ayudar?
¿Que necesitás hacer para replantear tus objetivos?

La idea inicial es obligarte con estos dos ejercicios a pensar de una forma diferente, pero a la vez, ayudarte a reconocer, que si no sabés cómo hacer este cambio, asumás que tenés que dejarte ayudar.

Ejercicio 03.

Hagamos un análisis de pedacitos, es decir hagamos del problema grande, un conjunto de pequeños problemas que podamos resolver.

Definí muy bien la situación que ves como un gran problema.
Para empezar dividílo en partes ¿Qué áreas afecta?
Ahora responde esto ¿Cuál es la afectación más grave?
Definí la importancia, es decir, ¿Cuál es la afectación más pequeña?
Pensemos en positivo para enfrentar la situación más grave ¿Cuál será tu primera acción?

Recordemos que todo problema debe fragmentarse en partes pequeñas, para buscar una gran solución, cuando tomamos un problema y lo dividimos en pequeños micro problemas, y empezamos a resolver el problema por partes, este pierde densidad y complejidad.

Visto todo como un grupo de pequeños pasos, es más fácil administrar la búsqueda de soluciones, en el tanto, las micro soluciones contribuyen a ir construyendo la gran solución, recordá ésto es un proceso.

Estás tan sólo son unas ideas de lo que quiero que hagás, en lugar de concentrarte en pensar en negativo, paralizarte y alimentar esa estructura mental negativa, que se vuelve agobiante y frustrante, lo que quiero es que te pongás en una frecuencia positiva, que no quita de tu vida lo complicado, pero que, sí te da herramientas para resolver las cosas, poco a poco, y así cambiar tu historia, para poder crecer a nivel personal.

En mi blog hay múltiples artículos que van en este sentido, creo que es importantísimo que te des la oportunidad de revisarlos, creo que vale la pena vivir la vida de forma intensa, pero con intensidad positiva, que nos conecte con la pasión, la alegría, la esperanza y con las emociones que pueden hacer de nuestro diario vivir, una experiencia más agradable, positiva y constructiva.


Si te gustó este artículo, espero que lo podás compartir en tus redes sociales, y por supuesto, déjame tus comentarios.

Entrada anterior
¿Qué ganás con la indiferencia?
Entrada siguiente
10 señales de que tu relación es una montaña rusa.

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: