Estabilidad emocional, vida en pareja, comunicación de pareja, afecto sano, pedir perdón actitudes positivas, afecto.

10 conductas que sabotean tu relación de pareja.

La palabra sabotear hace referencia a que vos mismo te convertís en una persona que se hace trampas para que las cosas salgan mal, cuando se trata de una relación de pareja, hay conductas que van a sabotear tu relación, si no tenés cuidado con ellas, de pronto un día vas a preguntarte qué pasó, la respuesta sería: vos lo arruinaste, sí, tus actitudes sabotearon tu relación de pareja.

Construcción del amor, vida en pareja, proyecto de vida en pareja, relaciones sanas.

¿Cuáles serían estas conductas? No me voy a referir a cosas complejas, que comprometen al 100% la estabilidad de tu relación, si no a actitudes y posiciones, que con un poco de esfuerzo pueden modificarse para evitar sabotear la relación.

Siendo así, está en tus manos dar un giro, creo que son sencillas de corregir, y que de una u otra manera pueden cambiar toda la frecuencia emocional de tu relación de pareja.

Centrarse en ellas no vale la pena, no pensés en cosas realmente complicadas, no hay que desgastarse en muchos análisis, tenemos que ser conscientes de lo que hacemos bien y lo que hacemos mal, para simplemente mejorarlo y procurar que nuestra relación sea estable, sólida, agradable, para no sabotear nuestras relaciones de pareja.

Antes de continuar, quizá este otro artículo te interese: https://rafaelramoscr.com/pareja/que-ganas-con-la-indiferencia/, la indiferencia, puede dañar tu relación, te invito a leerlo.

Primero: La falta de atención sabotea una relación.

Es muy sencillo, tu pareja te está hablando y vos no te tomás el tiempo para tener contacto visual o dejar distractores electrónicos de lado.

Cuando prestamos atención hacemos sentir a la otra persona importante y podemos hacer que las cosas fluyan con calma.

La falta de atención muchas veces crea problemas de comunicación y además propicia tensión que acaba en discusiones. Querés cambiar esto, tan solo no perdás el contacto visual con tu pareja, esto es ser amable, respetuoso, cordial y sensible a lo que tu pareja quiere comunicar.

Ahora, por otro lado, si querés captar la atención de tu pareja, procurá buscar un momento que sea propicio para hablar, de manera tal que ambos estén en una buena frecuencia y en una disposición positiva.

Segundo: Decir si lo voy a hacer y no hacerlo, esto sabotea la relación.

Toda relación de pareja tiene acuerdos, compromisos y responsabilidades. La idea es que, si vos o tu pareja se comprometen a hacer algo, simplemente lo ejecuten, lo hagan.

Hacé las cosas, sin tanta complicación, en esto tenemos que ser efectivos, eficientes, pero cuando vos decís “yo lo voy a hacer” y no lo hacés, pasa el tiempo y no lo haces, tu pareja te lo recuerda, y nuevamente no lo hacés, por supuesto que habrá enojo, irritabilidad y tensión ¿Qué sentido tiene hacer las cosas mal?

No hacer las cosas puede ser el precursor de explosiones innecesarias de carácter, que crean un clima complicado en la relación.

Si dijiste que lo vas a hacer, hacelo esto cambia la frecuencia emocional de negativa a positiva, le hace muy bien a los dos.

Te cuesta hablar con asertividad, te recomiendo este ebook, podés descargarlo acá: https://rafaelramoscr.com/muchas-gracias-guia-practica-para-construir-un-amor-sano-en-pareja/.

Tercero: Evitar disculparse, sabotea una relación de pareja.

¿Cometiste un error? ¿Te diste cuenta? O quizá tu pareja te ha hecho ver que cometiste un error, porque simplemente no decís perdóname, me equivoqué e inmediatamente pasás a corregir la conducta.

No hay que ser intransigente, en lugar de perder tanto tiempo en discusiones, justificando una situación, esto simplemente se resuelve con la capacidad de decir perdón, lo siento, me equivoqué.

Cuando somos capaces de disculparnos creamos confianza y calidez, esto fortalece cualquier relación de pareja, evita crear sentimientos que sabotean nuestras relaciones.

El amor sano, requiere de dos personas que tengan la capacidad de sanarse y cuidarse así mismo, para poder amar sin miedos, inseguridades y complicaciones.

Autoestima, afecto sano, realización personal, equilibrio emocional.

Cuarto: Justificar, en lugar de asumir, sabotea el diario vivir de una relación.

En la vida de una pareja, es normal que muchos de nuestros acuerdos o nuestras negociaciones se vean afectados porque uno o ambos simplemente no les da la gana reconocer que cometieron un error o que fueron negligentes.

Entonces empezamos a justificar, culpabilizar a nuestra pareja, diciendo que “yo lo hice porque vos me hiciste….” Nos enfrascamos en un círculo de comunicación improductivo, en el tanto estamos tirándonos la pelota el uno al otro.

Asumí tu responsabilidad, no perdás tiempo discutiendo, no es una lucha de poder, una vida en pareja es para crecer, así que pasá de la justificación a la acción, es más sencillo, mucho más sano y consolida las bases de tu relación.

Quinto: La pereza sabotea la motivación en una relación.

Una de las cosas que más sabotea una relación de pareja, es darle cabida a la pereza, que muchas veces es la responsable de la monotonía en la vida de dos personas que decidieron estar juntas.

  • ¿Te da pereza proponer?
  • ¿Te da pereza hablar?
  • ¿Te da pereza tener detalles?
  • ¿Te da pereza ser creativo?

Nada de esto, la pereza sabotea una relación de pareja, convierte la relación en el día a día en algo aburrido, sin sentido, que progresivamente nos desconecta, crea distancias afectivas que podrían llegar a ser graves.

Ante la pereza, es simple, hacé la conducta contraria, es decir proponé, hacé y disfrutá, es una clave para nada complicada, es fundamental para evitar sabotear nuestras relaciones.

Sexto: La falta de sentido común sabotea el amor.

Si bien es cierto que no tenemos por qué adivinar que quiere el otro u otra, o qué es lo que desea, tener un poquito de sentido común aliviana las cargas del corazón.

Ve que sencillo, cuando vos tirás el paño en el piso, usás una tasa y la dejás por ahí, hacés desorden, el sentido común dice ¡recogé!, ¡limpiá!, ¡ordená! Tu pareja no tiene por qué hacerlo, pero si dejás esto de lado, vas a crear reacciones muy molestas.

Este artículo: https://rafaelramoscr.com/pareja/cosas-que-no-debes-permitir-relacion-pareja/, te puede ayudar a comprender lo que no podés permitir en una relación.

Cuando vos te comprometiste a llegar temprano, vas tarde, cuando asumís un compromiso y se te olvidó, el sentido común dice ¡avisa!, ¡informa!, para que las cosas puedan fluir.

Creo que todos sabemos cuándo incurrimos en conductas que por descuido o negligencia pueden afectar a nuestra pareja.

No perdamos tiempo peleando por esto, simplemente usá tu sentido común, resolvélas, hablá de forma clara y explicá muy bien que querés y que no querés para que pueda funcionar la relación, es así de sencillo, o me vas a decir que esto es imposible.

Sétimo: Decir sí cuando querés decir no, o viceversa, esto sabotea la relación.

Con frecuencia en algunas relaciones de pareja, a veces por falta de claridad, o de libertad emocional, le decimos a nuestra pareja que sí, simplemente porque no supimos administrar el “NO”.

A veces decimos que “no, a alguna petición, porque estam

os enojados, o el capricho ha formado parte de nuestra toma de decisiones, lo cierto es que un “sí” o un “no”, cargado de contradicción y ambivalencia siempre van a causar conflictos personales y entre la pareja.

Aprendé a decir sí, porque estás convencido, sí porque sabés que es conveniente, sí porque lo vas a asumir, esto hace bien y evita complicaciones.

El no, cuando está asociado a un buen argumento, tiene un buen fundamento, es importante, esto ayuda a que los acuerdos tengan una buena base, para poder funcionar con un sí o un no claros.

Se una persona de convicción, con argumento, hablá para proponer, para no afectar la vida en pareja, la claridad ayuda a mantener las relaciones sanas y por supuesto a no sabotear tu vida en pareja ni tu proyecto de amor.

Octavo: Siempre es lo mismo, cuidado, esto daña y sabotea las relaciones.

Hay personas que suelen hablar de lo mismo una y otra vez, tienen una constante necesidad de sacar el pasado, repetir los temas que ya se han hablado una y otra vez.

Hay personas que viven clavados en el ayer, no pasan la página, no importa lo que la otra persona diga o haga, siempre es lo mismo.

Cuando un tema se habló, se cerró, se llegó a un acuerdo, se estableció una posición, se dio una explicación, es suficiente, no podemos ser necios, ni majaderos, esto daña nuestras relaciones, volver al pasado una y otra vez sabotea nuestra vida, esto es cansado, tedioso y abrumador.

Te invito a ver este video, para ampliar nuestra reflexión:

Noveno: Los berrinches innecesarios, carga, tensa y sabotea una relación.

Hay personas que en su relación de pareja se molestan muy fácilmente, tal vez lo que pasó, no es la gran cosa, simplemente algo no les agrada, y en lugar de hablar de forma clara, abierta, directa, hacen caritas, guarden silencio, aplican la ley del hielo ¡Qué cansado!

Se tornan indiferentes, ¡qué cansado! ¿Que esperás? Tu actitud no ayuda en nada, hablá claro, se directo, decir lo que estás pensando y sintiendo, para que las cosas se pueden resolver, es fundamental, si no lo que hacés es problematizar las cosas sencillas.

Cuando simplemente no hablamos y hacemos berrinches saboteamos la relación, qué sentido tiene hacernos esto, los berrinches sinsentido lo único que hacen es crear tensión, no resuelve nada.

El amor requiere tener la capacidad de negociar, escucharnos para negociar con paz, y capacidad de cambio, para ampliar este concepto te invito a escuchar este audio:

Décimo: Molestar por cosas sencillas todo el tiempo, sabotea nuestras relaciones.

Algunas personas en una relación de pareja, se molestan por muchas cosas que podrían resolver por sí mismo.

Estoy de acuerdo, todos tenemos nuestras mañas, nuestros gustos, preferencias y cuando algo altera nuestra forma de ver las cosas, claro nos podemos molestar, pero es fundamental ser equilibrado.

Por ejemplo: te acomodaron las camisas de forma diferente, no te gusta, acomódalas vos, te movieron los cojines de la sala, arréglalo vos, hay problemas que se transforman en cosas importantes, solo cuando les damos el poder de desorganizarnos.

No seas tan complicado, tan complicada, que esto sabotea la relación en el día a día y mucho se puede resolver con tolerancia, paciencia, y un diálogo positivo para poder hacer de la vida en pareja algo más agradable.

Espero que este artículo te haya gustado, espero tus comentarios y si podés compartirlo en tus redes sociales, te lo agradecería.

Menú
A %d blogueros les gusta esto: