Desapego Emocional

¿Cómo hacer un proceso de desapego emocional?

El desapego emocional

Podría complicarse mucho, considerando que el apego emocional, es una distorsión que nos hace desarrollar relaciones profundamente cohesionadas con una persona, casi es cómo fundirnos en la otra persona.

Al momento de terminar, no sólo perdemos a la otra persona, sino que dejamos a alguien al que le hemos dado el poder de ser nuestro punto de equilibrio, nuestro punto de encuentro con la felicidad, lo cual está mal.

  • ¿Será realmente difícil el desapego emocional?
  • ¿Tiene que ser el desapego emocional un proceso doloroso?
  • ¿Necesariamente pasar por una ruptura y llegar al desapego debe implicar sufrir?

En el comentario de esta semana, quiero compartirte algunas ideas, quizá para lograr dar respuesta a estas y otras interrogantes.

El duelo puede ser sano si te reinventás a partir de la ruptura

El desapego emocional implica dolor, pero no podés quedarte ahí.

En este otro link, te amplio el tema: https://rafaelramoscr.com/desarrollo-personal/herramientas-desapego/

Nadie es indispensable ¡Cuidado con el desapego emocional!

Cuando hay que enfrentar un proceso de desapego emocional. Es profundamente interesante ver como alguien ha llegado a considerar que sin esa persona no vive.

Para algunos el mundo pierde sus colores, las flores se marchitan. Ahora te pregunto ¿cómo era tu vida antes de esta persona?

¿En qué momento aprendiste a respirar por la nariz de él o de ella? No pretendo sonar irónico, pero nadie se vuelve indispensable, a no ser que le demos ese papel en nuestra vida.

Hay quienes se dicen a sí mismos(as) “Es que es la luz de mis ojos”. El desapego emocional es una posición psicológica, que debe ser asumida desde la realidad, nadie es indispensable, a no ser que vos considerés que ocupás a esta persona para cualquier cosa que querás emprender en tu vida.

Quizá podás revisar este otro artículo: https://rafaelramoscr.com/desarrollo-personal/insistir-puede-ser-necedad-en-el-amor/

¿Y ahora qué hago yo?

Esta pregunta ¿y ahora qué hago yo? Frente al desapego emocional, no puede ser la norma de vida, no podés sentirte perdido o perdida, tan solo porque esta persona ya no está en tu vida.

¿Sabés qué va a pasar? Bueno, es sencillo ¡Vas a continuar con tu vida! Eso es lo que vas a hacer, vas a levantarte e ir a trabajar, como lo has hecho siempre.

El desapego, es un momento para reconocer que tus capacidades están intactas, que más allá de perder una relación de pareja, no ha pasado nada más.

Cuando perdemos una relación de pareja, puede que haya algún grado de modificación en nuestro estilo de vida, en el círculo social o incluso en la parte económica.

Este otro tema te puede ayudar: https://rafaelramoscr.com/desarrollo-personal/herramientas-superar-malas-experiencias-amor/

¡Cerrá el ciclo! El desapego emocional lo definís vos

La capacidad de cerrar el círculo con esa persona es completamente tuya. Este es tu reto, además tu enfoque debe ser crear nuevos espacios, esto está en vos.

A no ser que después de esta ruptura, consideres que estás incapacitado para esto, y si pensás así, quizá decidás meterte en el hueco de la tristeza.

Sí, es duro perder a alguien, lo comprendo, pero un vacío emocional, por una ruptura amorosa, no afecta tus capacidades de retomar la vida.

Ahora, si no tenés ganas, es comprensible, simplemente no te podés quedar ahí. Nadie supera el dolor, sentado en una silla, llorando todo el día, viendo pasar los días, que se transforman en semanas y luego en años. Recordando lo que ya no está en tu vida.

El desapego emocional tiene que ser solo una etapa en la vida

El desamor es un proceso, no una forma de vida

¿Es sencillo?

Sí, es un proceso sencillo, en realidad esto implica:

  • Reconocer nuestras capacidades.
  • Levantarnos con buen ánimo, aunque nos cueste mucho.
  • Dejarnos guiar.
  • Hacer un esfuerzo por dejar de revisar las redes sociales de la expareja.
  • Dejar a la expareja en paz.
  • A veces, incluso hay que alejarse de las personas que nos conecten con el pasado.
  • De pronto, hay que ir un poco mas allá, deshacerse de las fotos, dejar de llamar y en ningún sentido verificar si está en línea o no.

En fin, es decir hay que recuperar la independencia, aceptar que la otra persona, simplemente ya no está.

Recordá algo, está en tus manos, pero, sí hay que tener cuidado.

  • Si te dan ganas de llorar.
  • Te ponés irritable.
  • Estás tenso(a).
  • No querés salir.
  • Estás metido en un mundo de emociones contradictorias y ambivalentes.
  • Sentís una tristeza profunda.
  • No dormís bien.
  • Estás experimentando un desanimo que te atrapa en el aislamiento y en la monotonía.

No perdás de vista, que, a la par tuya hay personas que te dicen “vamos”, “adelante, si se puede”. Pero si esto se te escapa de las manos, quizá tengás que buscar ayuda profesional.

El punto es que hagás todo esto, con todas estas emociones, y te des cuenta que tenés que asumir tu historia aquí, ya y ahora. Pero no estás solo(a) y a veces hay que pedir ayuda.

¿Y qué hago con todo el dolor que siento?

En una primera etapa, gastarlo, reconocerlo e incluso abrazarlo. El dolor forma parte del desapego emocional, es inevitable pasar por este proceso sin dolor.

Durante el desapego, hay:

  • Añoranza.
  • Preguntas sin respuesta.
  • Impulsos por buscar a la expareja.
  • El orgullo queda herido.
  • La resistencia al cambio se dispara.
  • El morbo por saber qué sucedió se acrecienta.

En fin, hay muchas emociones dando vueltas, enfrentar todo esto es lo que implica que el dolor se diluya.

Ahora lo interesante del proceso de desapego emocional, es que al enfrentarlo, salvo en los casos en los que hay que resolver temas legales y económicos, gananciales o de los hijos.

Quizá te interese escuchar este audio ¿Tu pareja te exige cambiar tu esencia para ser amado(a)?

No hay ninguna razón para seguir hablando esto con tu expareja, dejar de hablar, a veces aliviana la carga.

Un reto es tomar distancia de esa historia, hoy es pasado.  Hay que crear espacios nuevos, pongo un ejemplo:

  • Vas a tomar café con una amiga.
  • Podrías dedicarte a escucharla.
  • Tocar otros temas.
  • Exigirte dejar de hablar de esto una y otra vez.
  • Abrirse a experiencias nuevas.

El dolor se diluye cuando se empieza a caminar por la vida, tomando decisiones, creando nuevos ambientes, con una sensación de dolor, pero la vez con la esperanza de transformar tu historia, así de sencillo.

En todo momento, con o sin pareja, hay que trabajar en crecer y ser la mejor versión de nosotros mismos. Te invito a ver este video, junto a la colega Yaxún Viquez.

¿En algún momento pasará todo esto que siento?

Sí, claro, hasta la pregunta sobra, después de una ruptura, cuando inicia el proceso de desapego emocional, todo es muy oscuro, pero, claro que en algún momento va a pasar.

Ahora, vos decidís, si esto es tema de unas semanas, o se convierte en una enciclopedia oscura, cargada de volúmenes llenos de historias de terror, esto va a depender de vos.

En realidad, hay muchos escenarios, vamos a analizar algunos:

  • Tú relación era maravillosa, pero la otra persona ya no quiere estar con vos, porque simplemente se aburrió, ya no quiere estar con vos, agotaste las propuestas. Te toca reorganizar tu vida.
  • Estabas en una relación horrible, pero estabas esperando que algo mágico sucediera. Si es así el desapego es una ganancia.
  • En la relación no pasaba nada, ni negativo ni positivo, sólo respiraban bajo el mismo techo, pero estabas acostumbrado(a) a esto, entonces ¿realmente perdiste algo valioso?

Lo que quiero decir, es que hay que tener un foco absolutamente realista. Si era horrible lo que vivías, el desapego emocional, es para celebrar, para reconectarnos con la vida, y abrazar la esperanza.

Si por otro lado tu relación era maravillosa, lo mejor que te había pasado, pero simplemente terminó, entonces qué triste, la otra persona ya no quiere estar con vos, si no se acepta esto, se convierte en una historia muy complicada de tu existencia.

El desapego emocional es un proceso de aprendizaje

Creo que por duro que sea, tenemos que aprender a soltar, cerrar los ciclos, y no durar años de años, dándole vueltas a algo que ya no es.

El desapego emocional nos enseña que sabemos amar, sólo que hay que aprender a amarnos a nosotros mismos, para no depender emocionalmente de otra persona.

Todos estamos obligados a reconocer que nadie quiere pasar por este proceso, es totalmente válido pensar así, pero una vez que estás frente a él, no podés transformar tu historia en algo tan doloroso.

Este es tu momento, quizá llego el momento de retomar tu vida.

Este link, es de un muy buen blog, que te puede ayudar: https://lamenteesmaravillosa.com/las-4-leyes-del-desapego-para-la-liberacion-emocional/

Un fuerte abrazo, nos vemos pronto, y te pido el favor de compartir estos temas en tus redes sociales.

Dr. Rafael Ramos

www.rafaelramoscr.com

Oficina: 2290-1383.

WhatsApp: 8881-1304

Entrada anterior
Mi pareja no me valora ¡Cuidado con este proceso!
Entrada siguiente
Atrapados en el rencor ¿Vas a quedarte ahí?

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: