Año nuevo, 2019, año viejo, propósitos año nuevo.

10 herramientas para asumir el año Nuevo como una oportunidad.

¿Cómo estás cerrando el año? ¿Cómo te ha ido este año? ¿Cómo te preparás para el Año Nuevo?

Creo que son las preguntas normales de esta época, pero no voy a escribirles en este sentido, al final sería escribir un poco más de lo evidente, ni tampoco voy a hacer los 10 secretos para que tu año 2019 sea exitoso, porque eso me parece un poco absurdo.

Te invito a leer este artículo: https://rafaelramoscr.com/desarrollo-personal/regala-mejor-version-esta-navidad/.

Hoy voy a hablarte de 10 cosas muy simples, que considero que tienen que servirte para el Año Nuevo, para el año viejo, para la vida en general.

Así que voy a escribirte a partir de preguntas, que yo mismo me hago todos los días, y que se han convertido en parte de mi secreto, para soportar los días complejos, sacando de ellos algún provecho y saborear al máximo los días que son bonitos, agradables, aunque debo decirte, que al margen de los sucedido trato de ver las cosas con la mejor perspectiva.

Nuevo año, metas, cerrar ciclos, nuevos comienzos

Primero ¿Cómo dormiste?

Esto para mí es clave, una de las cosas que más complicaciones emocionales causa en nosotros, en el diario vivir, es el mal uso de nuestro tiempo y la mala administración de nuestros hábitos de descanso.

Este tema te puede interesar: https://rafaelramoscr.com/pareja/mejor-regalo-esta-navidad-perdon/.

Esto nos lleva a desarrollar malos hábitos, que producen en nuestra vida cansancio, agotamiento, la pregunta parece tonta, pero a ver si tenés un despertar cansado, si tienes un dormir inquieto, si tu vida no tiene una muy buena porción para vos, para tu descanso, las cosas se podrían desplomar.

A veces no dormimos bien, pues nuestra mente esta presa de preocupaciones, temas sin resolver, complicaciones emocionales, sobre las cuáles no hacemos nada para enfrentar y cerrar esos ciclos, preocupados, mal dormidos, nuestras emociones se complican.

Yo soy una persona muy activa, a veces creo también que debería descansar un poco más, pero procuro que el tiempo que tengo para descansar, efectivamente sea para sacarle el máximo provecho al descanso, y recargar mis baterías.

¿Vos descansas bien? ¿Tu mente te deja descansar? Este puede ser un sano propósito para el año que está por empezar.

Segundo ¿Cómo amaneciste?

Creo que respondernos a esta pregunta todos los días del año, nos hace tomar conciencia de que nuestra vida tiene que tener un sello positivo.

Pues si amanecés amargado, o si vos amanecés irritado, tenso, tensa, abrumado abrumada, el día no va a pintar bien.

Hay personas que inician el día con una cara de conflicto, con un gesto desagradable, con silencios insoportables o actitudes quisquillosas e incómodas.

Así pretenden construir un día a día que los llene de felicidad, que absurdo trabajar en desarrollar una perspectiva positiva, si desde las primeras horas todo es gris u oscuro.

Un reto diario es despertarte con buena actitud, estás vivo, estás viva, por qué no iniciar con felicidad.

¿Cómo plantear metas y retos? Te lo cuento acá: https://rafaelramoscr.com/recursos/plantilla-para-planificar-nuestras-metas/.

Puede que haya situaciones difíciles, complicadas, pero asumir una actitud conflictiva desde las primeras horas del día, lo único que hace es llenar tu saco emocional con una carga muy pesada que arruina todo lo que te va a pasar en el día.

Tercero ¿Cómo estás?

¿Cuál sería tu respuesta? Esta me parece que es otra pregunta clave, hay quienes dicen:

  • Cansado.
  • Aburrido.
  • Angustiado.
  • Con pereza.
  • Agotado.
  • Triste.
  • Enojado.

En fin, hacen una enorme y larga lista de respuestas cargadas de emociones negativas y pretendemos de esta manera sentir que el sol brilla y que la vida tiene otro color.

  • ¿Cómo estás?
  • ¿Qué te hace falta resolver?
  • ¿Por qué te identificás siempre con la negatividad?

Hacer un esfuerzo por responder esta pregunta con dulzura, con realismo, pero procurando una respuesta asertiva, agradable que te haga visualizar tu día a día desde una óptica más sana, podría darle un giro a tu historia.

Cuarto ¿Qué has hecho?

Hay quienes responden esta pregunta de forma tan pesada y tan cargada cuyas respuestas invitan a salir corriendo y no a seguirle hablando.

¿Qué has hecho? Te pregunta alguien, y vos respondes:

  • Nada, ahí aburrido, ahí complicado.
  • Vos sabes que no estoy bien.
  • Obstinado, no hago nada.

Desde esta perspectiva te atrapa la rutina y la monotonía, caminás con un desencanto cotidiano, que pone tu historia cuesta arriba.

La pregunta es para vos ¿qué has hecho vos para que tu vida y tus emociones estén en equilibrio? Nadie puede hacer lo que a vos te corresponde.

año nuevo, navidad en familia, crecer, disfrutar, metas, paz interior

Quinto ¿Cómo va todo?

A veces no hace falta ni que abras la boca, basta ver tu gesto amargo, tu tono opaco, tus expresiones hirientes o tus palabras negativas, para darnos cuenta que sos de los que camina con un conjunto de consideraciones negativas.

Todas improductivas, hay quienes a veces ven la vida como una desgracia, a partir de un problema tiñen todas las esferas de su historia, sin detenerse a analizar que hay mucho que celebrar y disfrutar.

Simplemente abrazan un problema y desde ahí filtran todo, creyendo que no hay nada más.

Me gustaría que leyeras este artículo: https://rafaelramoscr.com/desarrollo-personal/herramientas-asumir-metas-personales/.

No creo que todo en tu vida esté mal, puede que algunas cosas no funcionen y tenés que buscar un balance en esta perspectiva, para que tu vida sea más sana, constructiva, que tenga sentido tu historia en cada respiración.

Sexto ¿Qué me contás?

Hay personas a las que se les hace esta pregunta, luego, uno se lamenta, al instante, porque a partir de esta pregunta, viene una respuesta cargada de matices conflictivos interminables.

Que expresan un desencanto profundo con la vida, con la historia:

  • Las quejas son la tónica.
  • El conflicto es la constante.
  • La apatía es determinante.
  • La desmotivación se siente y se percibe.

Cuando una persona cree que no tiene nada lindo que contar, tiene una ceguera selectiva negativa, que nada aporta, da mucha pereza.

  • ¿Te has dado cuenta de tu lenguaje mental?
  • ¿Te has dado cuenta del peso amargo de tus expresiones?
  • ¿Te has dado cuenta del desencanto con el que hablás de tu historia?

Aún así, insistís y persistís, en brindarle tributo, de esta forma ¿cómo le vas a encontrar sentido a tu historia que se construye día a día año tras año?

Sétimo ¿Qué hay de nuevo?

Al ver tu rostro frente a esta pregunta, pareciera ser que te hemos hecho una gran ofensa.

  • Mirás con desdén.
  • Mirás con enojo.
  • Mirás con tristeza

¿Por qué te enojas? Vos sos el creador de tus contenidos mentales y de tu historia, y si no hay nada nuevo es porque vos vivís en un automatismo radical apático, en el que no pasa nada, en el que no sucede nada que mueva tu felicidad, tu paz y tu serenidad.

Plantearse nuevas metas y esperanzas, exige una mente positiva, te invito a escuchar este audio:

Simplemente por qué desde esta perspectiva mirás tu historia de forma tal que no te permitís dar paso a la creatividad, por tanto, dejás de ser el escultor de tus sueños.

Así perdés la oportunidad de asumir el protagónico de tu día a día, olvidando que esto es tu responsabilidad.

gratitud, cerrar ciclos, dar gracias, nuevo año

Octavo ¿Qué planes tenés?

Esta pregunta puede ser profundamente incomoda, y podrías decir:

  • No tengo ningún plan.
  • No tengo tiempo.
  • No he pensado en nada.
  • Apenas puedo con lo que tengo.
  • ¿Vas a perder peso? Vos sabés que no puedo hacer dieta.
  • ¿Vas a hacer ejercicio? Cuándo, si tengo mucho peso en mi espalda.
  • ¿Qué pasó con tus estudios? Quizá la lista de explicaciones y justificaciones sea enorme.

Hay un grupo de personas que no planean su día a día, no planean sus finanzas, no planifican sus emociones, no planifican sus relaciones y van al calor del momento, respondiendo con impulsividad, con irritabilidad, con tensión y agobio.

Un reto importante es soltar lo que no está en nuestro control, te lo cuento en este video:

Te tengo una noticia, tenés que planificar tus proyectos personales, tus finanzas, tus relaciones, tus espacios de recreación, un plan no requiere mayor complejidad.

Todo lo contrario, es ser consciente de todos los recursos que tenés, hay que usarlos para abrazar la vida, para abrazar la historia y poner la balanza en orden.

Planificar es un esfuerzo que implica romper esas rutinas que te agobian y esos procesos emocionales que desgastan.

Es simple, trazá:

  • Un objetivo.
  • Analizá tus recursos.
  • Definí una estrategia.
  • Buscá ayuda y orientación.
  • Poné la fecha de inicio en el calendario.
  • Pasá a la acción.
  • Se consistente, coherente y constante.

De lo contrario la circularidad negativa va a tomar el control y vos te vas a especializar en excusas, rutina y amargura.

Noveno ¿Cómo sos?

Con esta pregunta termino ¿te gusta tu vida? Si tu respuesta es no, que dicha, ya tenés claro por qué no, ahora

  • ¿Cómo vas enfrentar a esto? ¿cuándo te vas a determinar a desarrollar una posición que te permita sentirte orgulloso, tener un amplio sentido de admiración personal?
  • ¿Cuándo te vas a permitir resolver los temas emocionales que te desmotivan?
  • ¿Cuándo vas a desarrollar las acciones que te hagan encantarte de tu historia?
  • ¿Cuándo vas a salir de esta situación que te atrapa en una mediocridad existente y constante?

Décimo: Nadie puede hacer lo que es tu responsabilidad.

No es difícil cambiar tu perspectiva, hay que desarrollar una visión balanceada, entre lo negativo y lo positivo.

Cambiá tu historia, asumí una posición más abierta, flexible, objetiva, para que tus complicaciones emocionales tengan menos peso.

Es momento de hacer lo que te hace feliz, lo que te da paz, tómalo con calma, con serenidad, no te abrumés, no te agobiés, pero hacé algo ya.

Si no sabés por dónde empezar, buscá ayuda, es la clave, abrir tu cabeza para desintoxicarte.

Me despido por este año, te deseo lo mejor, nos vemos pronto y desde ya deseo que todos los deseos de tu corazón se hagan realidad, en el tanto te permitás trabajar por sentirte una persona plena, protagonista de tu historia, con capacidad de transformar tu día a día.

Un enorme abrazo.

Entrada anterior
10 consejos para ser feliz en navidad.
Entrada siguiente
Amores imposibles ¿Cómo evitarlos?

También te puede interesar

Menú
A %d blogueros les gusta esto: