Amor, desamor, atención, pareja, vida en pareja, afecto

Señales por las que perdí el interés en mi pareja.

Un reto en cualquier relación humana, sea que ésta nazca de forma espontánea o por interés, o por una circunstancia específica; lo normal es que queramos conocer a alguien que nos parece atractivo(a), interesante, entretenido. Todo esto y más, construye el interés para acércanos a la otra persona y construir una relación de pareja.

En fin, nos interesa conocer a esta persona, nos damos la oportunidad de conocerlo o conocerla, nos interesa estar cerca por muchas razones, vamos a pensar en este artículo, que vos estas en una relación por las razones válidas, y al inicio tenías un claro interés en conocer a esta persona.


Desde ahí, pues, nos damos a la tarea de iniciar una relación, en la que posiblemente buscamos a través de expresiones cálidas: cercanía física, espontaneidad, naturalidad, apertura, todo esto, tiene como propósito empezar a sentir y cultivar un afecto entrañable, un cariño que se derive en un proceso que nace en el interés por conocer a esta persona, hasta llegar a consolidar el amor.

Es un requisito fundamental que este proceso sea sano, positivo y constructivo, desde las primeras etapas de la relación, de lo contrario como dice el dicho popular “el que se enamora pierde”, ambos deben estar en la misma frecuencia para cultivar el amor, de lo contrario se pierde el interés.

Quizá podás tomarte unos minutos para leer este nuevo artículo: https://rafaelramoscr.com/pareja/conductas-sabotean-relacion-pareja/.

Cuando se pierde el interés en una relación de pareja, simplemente vamos en caída libre hacia el fracaso afectivo, ahora ¿Cómo entender este proceso? e incluso ¿Cómo crear, sostener y mantener el interés?

Primero, tenemos que revisar el patrón de comunicación.

Toda relación requiere una sana comunicación para mantener activo el interés. Tiene que ser una comunicación activa, tanto para lo bueno como para aquellos temas que son difíciles, en los que se requiere una escucha prudente y un análisis sensato.

Todo esto para proponer cosas que nos hagan bien o mejorar aspectos que hacen que nuestras relaciones sean difíciles.

Cuando la comunicación es nula, explosiva, evasiva, grosera o improductiva, amar deja de tener sentido.

Segundo, cuidado con perder progresivamente el contacto físico.

Cuando se pierde el contacto físico, es una clara muestra de desinterés, no podemos acordarnos que nuestra pareja existe única y exclusivamente para tener contactos sexuales.

El afecto exige calidez:

  • Un abrazo cálido.
  • Muestras de cariño que nos hagan sentir importantes en la vida de la otra persona.
  • Abrazos reparadores frente a la tristeza.
  • Abrazos para celebrar los éxitos de nuestra pareja.
  • Cariño que nos haga sentir cómodos.

La distancia física es un buen indicador de desinterés, si ésta se presenta, se pierde el interés por el otro u otra deteriorando la relación, pues el contacto físico, es una muestra de interés por la otra persona.

Amar, amor estable, compromiso, afecto, vida en pareja, pareja.

Tercero, ausencias de detalles.

Un grave error en una relación es dar por sentado el afecto, cuando dejamos de ser detallistas, claro, hay muchas formas de serlo, pero cuando esto se deja de lado, se pierde el interés.

No podemos estar en una relación, olvidándonos de detalles, fechas importantes, o de aquellos detalles que surgen con naturalidad y espontaneidad, sin motivo alguno, y que se expresan en lo cotidiano de nuestra vida.

Hay muchas formas en las que se puede ser detallista, esto implica:

  • Ser sensible a las necesidades de nuestra pareja.
  • Reconocer gustos y preferencias.
  • Tener el detalle de ayudar cuando nuestra pareja lo requiere.
  • Darse cuenta que la rutina y la monotonía se están apoderando de nosotros, inyectarle variaciones con estos detalles, que nos hagan reactivar el interés.

Generar expresiones afectivas, positivas y cálidas, que contribuyan a que el afecto sea sano, es una acción de todos los días en un proyecto de pareja.

Sin detalles el afecto se vuelve automático, simple, sin sabor y esto hace que perdamos el interés.

Cuarto, la delicadeza y el buen trato.

Estos dos elementos forman parte del día a día de una relación, esto implica, procurar siempre buscar la forma más suave, delicada, positiva y más constructiva para enfrentar las dificultades normales que surgen de las diferencias de criterio, de las diferentes perspectivas o expectativas que se tiene de la vida en pareja.

No importa el tema, lo importante es no perder de vista la delicadeza y el buen trato, que nos hace tener momentos que permiten resolver, hablar, negociar y de esta forma evitar, salir lastimados, molestos, simplemente porque alguno de los dos no le da la gana tratar al otro u otra con delicadeza.

La falta de delicadeza, simplemente mata la motivación, crea desencuentro y alimenta la frustración ¿Querés continuar por esta ruta?

Hay relaciones que se tornan tóxicas, quizá podas revisar este tema para ir un poco más allá: https://rafaelramoscr.com/pareja/senales-relacion-pareja-toxica/.

Quinto, sos una persona fácil y llevadera.

Uno de los elementos que más agota, desgasta y crea desinterés es toparnos con una persona que de todo hace un mundo complejo, creas grandes y severas dificultades y hace de nuestra vida en pareja una complicación frecuente. ¿Cuánto desgaste?

  • ¿Te has convertido en una persona que se irrita constantemente?
  • ¿Explotás por todo?
  • ¿Creás discusiones sin sentido?

¿Ante las dificultades tenés poca disposición para buscar soluciones? Creando momentos de enojo y frustración continuos, la verdad ¡qué cansado! Esto desgasta y crea un claro desinterés por vos.

Hábitos sanos, actitudes, buenas decisiones, amor pleno, amor seguro, amor, vida en pareja.

Sexto, el drama negativo es tu reacción normal, constante y frecuente.

No importa lo que pase, o lo que se diga, ante cualquier cosa vos creás un fuerte drama, llevando las cosas a un extremo muy complejo, que imposibilita comprender el problema, resolverlo y mucho menos asumir soluciones, que contribuyan a dejar atrás los malos momentos.

Estas reacciones, nunca aportan nada, todo lo contrario, estas reacciones lo que estimulan y sostienen es el conflicto.

¿Por qué hacés esto? No hay forma, en caso de seguir por esta vía, buscar una salida fácil, sensata y duradera a los conflictos ¿Te parece prudente hacer esto? Al final esto nos hace perder el interés.

Aprender a expresar el afecto es clave para mantener el interés en nuestra vida en pareja, te invito a ver este video.

Sétimo, nunca tenés un buen argumento.

Hay quienes, tienen ante cualquier cosa, sólo una reacción emocional sin fundamento ¡que difícil se hace la vida en pareja!

Cuando en una relación de pareja hay problemas, simplemente porque alguno de los dos o ambos, se dan a la tarea de reaccionar mal, creando enojos explosivos, o silencios profundos, todo se complica.

Si vos reaccionás mal, simplemente, porque tu forma de manejar las cosas es “a mí no me parece”, “a mí no me gusta”, y te quedás ahí, en ese círculo vicioso, sin escuchar, sin valorar si efectivamente lo que estás diciendo o haciendo tiene sentido, da pereza hablar con vos o estar cerca de vos.

Creo que este artículo te puede ayudar: https://rafaelramoscr.com/pareja/senales-buena-relacion-pareja/. Para analizar si estas o no en una buena relación.

¿Te gusta ser así? ¿Te parece que esto ayuda en algo?  Si todo es una complicación, no hay forma de poder dialogar con vos, esto cansa, tensa, abruma, agobia y hace que perdamos el interés en vos.

Octavo, tenés una actitud pasiva y poco proactiva en tu relación.

Cuando alguno de los dos asume una posición como está, vamos por mal camino, pues si alguno de los dos quiere proponer para resolver, pero no encuentra apoyo en vos, esto nos hace perder el interés.

Si alguno de los dos, procura levantar la bandera, para buscar que la relación se mantenga sana, pero se topa con una persona que no hace nada para encontrar soluciones, o peor aún, se especializa en aumentar las complicaciones, la verdad ¿qué sentido tiene estar a tu lado?

Si no hay forma de buscar un justo punto de equilibrio, que nos haga crecer, y todo lo que sucede alrededor tuyo son pleitos y complicaciones, entonces ¿Qué sentido tiene estar en una relación con vos? ¿Qué alternativa proponés?

vida en pareja, emociones, motivación en pareja, rutina en pareja, tolerancia en pareja, comunicación en pareja.

A modo de resumen quiero que, si te das cuenta que cada vez hay menos:

  • Interés: Cuando nos damos cuenta que lo que le pasa a nuestra pareja deja de ser importante, mostramos menos interés por buscar soluciones, y nos desconectamos, creando momentos de mucha frialdad ¡Cuidado! Vamos por mal camino.
  • Contacto: Cuando el contacto físico cada vez es menos frecuente, e incluso llega a ser inexistente, la razón de ser de la relación está en fase terminal, y a esto hay que prestarle atención, porque de lo contrario, se podría llegar a un punto donde ya no hay marcha atrás.
  • Iniciativa: Cuando no hay iniciativas para resolver las cosas, cuando nos da lo mismo hacer o no hacer, y cada uno se queda defendiendo su trinchera, se pierde el interés, desaparecen los detalles y se muere el amor.
  • Tolerancia: Si la tolerancia cada vez es menos, nos irritamos fácilmente, sin medir el efecto negativo de nuestras palabras y acciones, esto no solo crea desinterés, y enferma el amor de forma radical.
  • Paciencia: Cuando desaparece la paciencia, y no nos da la gana cambiar, perpetuando las conductas negativas que nos abruman, es posible que el amor no sobreviva.
  • Cercanía: Si la cercanía cada vez es menos frecuente, cada uno tiene su mundo y su espacio, sin que haya momentos para encontrarnos ¿cómo se va a sostener el amor?
  • Delicadeza: Sin delicadeza damos paso al maltrato, a la grosería, a la indiferencia, a la frialdad, esto nos desconecta progresivamente, a un punto en el que puede que ya no nos importe, que ya no nos interese la relación.
  • Dialogo: Cuando el diálogo es inexistente o improductivo, cuando desaparece el diálogo y sólo tenemos discusiones explosivas sin sentido, no se aportan soluciones, la consecuencia lógica es que se rompan los pilares que soportan la relación.
  • Propuestas: Cuando las propuestas desaparecen, y nos da igual lo que suceda, cómo suceda y cuándo suceda, posiblemente estemos frente a la muerte del amor.

Lo peor de esto es que vos te das cuenta y no hacés nada para buscar soluciones. Antes de terminar de leer quiero invitarte a escuchar este audio:

Espero que este artículo te ayude a revisar tus actitudes dentro de tu relación de pareja, de esta forma darte cuenta de que si cambiás conductas, podrías convertirte en una persona más sensata, prudente, objetiva y buscar un equilibrio, el equilibrio emocional, esto podría ayudar a que ambos trabajen en sanar la relación ¡La decisión es tuya!

Un abrazo, nos vemos pronto.

Menú
A %d blogueros les gusta esto: